¿Cuáles son los beneficios de un sauna facial?

Los saunas faciales abren poros y dejan la piel suave e hidratada. Poner la cara en vapor ayuda a libera las impurezas de debajo de la superficie de la piel y ha sido usado desde tiempo inmemoriales para lograr una piel más joven. El vapor puede incrementar tu flujo sanguíneo, ayudar eliminar a las células muertas de la piel y a eliminar las espinillas. Los saunas faciales típicamente calientan el vapor a cerca de 110 grados Fahrenheit, una temperatura óptima para un vapor facial y no debe usarse en pieles irritadas o con acné.

Cómo poner tu rostro al vapor

Cuando te prepares para un vapor facial, usa sólo agua de manantial o destilada. Las hierbas y los aceites esenciales pueden sumar una tratamiento terapéutico y aromático adaptado a las necesidades de tu piel. Suma varias gotas de aceite esencial o hierbas de tu elección directamente en el agua destilada. Si no tienes hierbas a mano, usa una bolsa de té verde. Ata tu pelo hacia a atrás y espera a que el vapor tome fragancia. Usando una toalla, forma una tienda alrededor de tu cabeza para capturar el vapor e inclínate sobre el sauna facial. Después de minutos, o cuando se disipe el vapor, exfolia tu piel suavemente y aplica un tóner o crema hidratante, si lo deseas.

Más galerías de fotos



Escrito por tara thomas | Traducido por nuria banus