¿Cuáles son los beneficios de una dieta equilibrada?

Una dieta bien equilibrada proporciona las vitaminas, minerales y nutrientes para mantener el cuerpo y la mente fuerte y saludable. Comer bien también puede ayudar a prevenir una variedad de enfermedades y problemas de salud, así como ayudar a mantener un peso corporal saludable, el suministro de energía y la promoción de una sensación general de bienestar.

Control de peso

Dado que una dieta equilibrada requiere comer una gran variedad de alimentos saludables, a menudo facilita el mantenimiento de un peso corporal saludable. Para satisfacer las necesidades nutricionales del cuerpo, es necesario incluir una buena fuente de granos enteros, frutas y verduras en la dieta, junto con porciones más pequeñas de productos lácteos y carne. Comer una variedad saludable de estos alimentos ricos en nutrientes cada día deja menos espacio para los alimentos densos en calorías que tienden a ampliar la línea de la cintura, como los alimentos procesados ​​y snacks grasos o azucarados.

Salud del sistema inmunológico

Una dieta equilibrada es muy importante para el sistema inmunológico, ayudando a garantizar que las vitaminas, minerales, y otros nutrientes necesarios para su función eficiente estén disponibles. Incluso las deficiencias mínimas de ciertos nutrientes pueden alterar la función del sistema inmunológico, como la vitamina A, vitamina B, vitamina C, vitamina E, zinc, hierro y selenio. Según el director del Yale Prevention Research Center, David Katz, MD, MPH, los nutrientes esenciales son fundamentales para la producción y el mantenimiento de las células fundamentales para luchar contra los gérmenes en el sistema inmunológico, y una dieta equilibrada también tiene un fuerte efecto sobre la función vascular, ya que el sistema inmune es dependiente del flujo sanguíneo.

Salud coronaria


El salmón es fuente de ácidos grasos omega-3.

De acuerdo con la American Heart Association, una dieta y estilo de vida saludables son las mejores armas contra la enfermedad cardiovascular. Los granos enteros sin refinar, las frutas y verduras son ricas en vitaminas, minerales y fibra y son bajos en calorías. Incluir un montón de estos en la dieta puede ayudarte a controlar el peso y la presión arterial, que son factores de riesgo para enfermedades del corazón. La adición de pescado a la dieta al menos dos veces por semana es recomendada por la American Heart Association, también. El pescado azul, como el salmón y la trucha, contienen ácidos grasos omega-3, que pueden ayudarte a reducir el riesgo de desarrollar enfermedad de la arteria coronaria.

Energía

Una de las ventajas más notables de una dieta equilibrada es la energía. Mantener el cuerpo alimentado con las proporciones adecuadas de vitaminas, minerales y nutrientes puede darte la energía necesaria para sacar el máximo provecho de tu día. Los carbohidratos saludables, como los granos enteros, las frutas, las verduras y legumbres son lentos de digerir, manteniendo el azúcar en sangre y los niveles de insulina en equilibrio para un suministro constante de energía durante todo el día. Las proteínas saludables también son vitales para los niveles de energía, y se pueden agregar a la dieta consumiendo carnes magras, pollo y pescado, así como granos enteros, tofu, frijoles (beans) y nueces (nuts).

Más galerías de fotos



Escrito por melinda l. secor | Traducido por maría florencia lavorato