¿Cuáles son los beneficios de la trimetilglicina?

La trimetilglicina, comúnmente llamada betaína, es un nutriente conocido como un donante de metilo. Los donantes de metilo llevan y donan moléculas de metilo, lo cual es importante para la reproducción celular y otros procesos químicos en el cuerpo, explica el Centro Médico de la Universidad de Maryland, o UMMC. La trimetilglicina se encuentra en la remolacha, brócoli, espinacas, cereales y mariscos. Los suplementos derivados de la remolacha azucarera, también están disponibles. Consulta con un proveedor médico calificado antes de tomar suplementos de betaína.

Reducción de homocisteína

De acuerdo con el UMMC, la trimetilglicina disminuye los altos niveles del aminoácido de la homocisteína que se produce naturalmente en el cuerpo. Los niveles de esta sustancia pueden llegar a ser elevados debido a la ingesta insuficiente de ciertos nutrientes, como las vitaminas del complejo B. Un alto nivel de este aminoácido es un factor de riesgo de enfermedad cardíaca y de accidente cerebrovascular, aunque todavía nadie ha determinado los efectos exactos de la homocisteína, señala el UMMC. Los médicos a veces ponen a prueba a los pacientes en riesgo de enfermedad cardíaca por los niveles elevados de homocisteína; y pueden recomendar tomar suplementos de betaína junto con otros nutrientes.

Tratamiento de homocistinuria

Una condición hereditaria llamada homocistinuria causa homocisteína al acumularse en la sangre en niveles tóxicos. La afección está presente al nacer y consiste en la incapacidad para descomponer el aminoácido de la homocisteína. Los síntomas de la homocistinuria pueden incluir cansancio excesivo, trastornos del lente del ojo, convulsiones, desarrollo anormal de los huesos, debilidad en los huesos y coágulos de sangre. Los niños pueden frenar el desarrollo y tener una tasa menor de aumento de peso. Las personas con homocistinuria tienen un riesgo mucho más alto que la población general de desarrollar enfermedad cardiovascular, la que puede desarrollarse en sus años veinte. De acuerdo con los Institutos Nacionales de la Salud de EE.UU. en su sitio MedlinePlus, los médicos recetan trimetilglicina para tratar esta condición.

Protección al hígado

De acuerdo con el UMMC, la investigación en animales indica que la trimetilglicina puede tener efectos protectores sobre el hígado y podría evitar los depósitos grasos del hígado. El hígado graso puede desarrollarse debido al uso crónico de alcohol, la ingesta insuficiente de proteínas, la obesidad y la diabetes. Un estudio publicado en la edición de febrero de 2009 de "Alcoholismo: Investigación Clínica y Experimental", señala que el consumo de alcohol puede inducir esteatosis hepática en parte por el aumento de la actividad del elemento regulador de esteroles de la proteína de unión-1 o SREBP-1. Los autores del estudio encontraron que la administración de betaína a ratones con daño hepático inducido por el alcohol, inhibe tanto la actividad del SREBP-1 y mejorar la condición de hígado graso. Algunos estudios con seres humanos también han generado resultados positivos, pero UMMC advierte que esta investigación no siempre ha sido de alta calidad.

Más galerías de fotos



Escrito por shelley moore | Traducido por morena parras