¿Cuáles son los beneficios de una mascarilla con harina de avena para el rostro?

La harina de avena suele ser muy solicitada por sus numerosos beneficios para la salud, como su alto contenido de fibra que puede ayudar a disminuir el colesterol y prevenir el cáncer. También es beneficiosa cuando se usa como tópico, lo que la convierte en un ingrediente favorable para las mascarillas caseras o de producción comercial.

Aminoácidos

La harina de avena contiene 18 tipos distintos de aminoácidos, que son esenciales para la salud de la piel. Estos actúan como bloques de construcción para el cuerpo y lo ayudan a regenerar los tejidos y promover la curación. Tu rostro puede absorberlos de la harina de avena a través de una mascarilla facial, lo que la convierte en un ingrediente ideal para ayudar a sanar las manchas y reparar la piel dañada.

Hipoalergénico

La harina de avena tiene propiedades relajantes para la piel y es hipoalergénica. Cuando se combina con otros productos, aquellos que tienen piel sensible o alergias pueden disfrutar los beneficios de una máscara para rostro. Estas características también pueden ayudar a calmar las erupciones y reacciones alérgicas, así como las quemaduras de sol y otros daños de la piel.

Humectante

Si bien la harina de avena sola no te humecta la piel, es un componente beneficioso en una mascarilla facial. Es un humectante, lo que significa que le ayuda a la piel a conservar la humectación. Cuando se usa junto con ingredientes hidratantes para la piel, ella puede ayudar a que la piel tenga un aspecto radiante.

Exfoliante

La textura áspera y granular de la harina de avena la convierte en un exfoliante efectivo. Este desprende las células de piel muertas y secas para darle lugar a las nuevas y saludables. Cuando se usa con regularidad, la combinación del exfoliante, hará crecer nueva piel generado por los aminoácidos y la humectación extra proporcionada por los ingredientes en la máscara de harina de avena que promueven una piel de aspecto más joven y vibrante.

Más galerías de fotos



Escrito por tricia goss | Traducido por laura guilleron