¿Cuáles son los beneficios de los deportes competitivos para los jóvenes?

A muchos niños les encanta practicar deportes. Aman la competencia y la capacidad para correr libremente mientras liberan su energía. Lo que ellos no saben es que la participación en deportes competitivos puede ayudarlos de muchas maneras. Los deportes competitivos como fútbol, atletismo, baloncesto y natación son positivos para niños y adolescentes, ya que afectan a muchos aspectos de sus vidas, no solo mientras practican la actividad.

Competencia amistosa

Según la University of Florida, participar en deportes competitivos le enseña a los niños y adolescentes habilidades para competir en el mundo real. A medida que crecen se enfrentarán a la competencia en las escuelas, para ingresar a una universidad, para obtener un trabajo y en muchos otros escenarios. Sin embargo, esta competencia no tiene por qué ser negativa o poco saludable. La práctica de deportes competitivos puede ayudarte a comprender cómo funciona la competencia en un ambiente amistoso y que si das tu mejor esfuerzo, tienes más posibilidades de tener éxito.

Mejora en la salud

Millones de niños y adolescentes estadounidenses tienen sobrepeso. La epidemia de obesidad en Estados Unidos está causando un inicio precoz de los problemas de salud como la diabetes. La participación de los jóvenes en deportes competitivos quema calorías y ayuda a evitar la obesidad. Además, el President's Council on Physical Fitness and Sports indica que los niños activos en deportes comen alimentos más saludables, como frutas y vegetales, que los que permanecen inactivos.

Autoestima

La autoestima es otro beneficio de los deportes competitivos en los jóvenes. La University of Florida indica que los deportes juveniles tienen muchos beneficios sociales, incluyendo el aumento de la autoestima y del sentido de valoración de sí mismo. Cuando un niño gana un juego con su equipo, se siente realizado y reconocido. Incluso cuando no gana, aprende una valiosa lección: que no puede ganar siempre. Perder con su equipo también puede incrementar la autoestima, ya que el niño aprende a mantener su cabeza en alto y a sentirse orgulloso por dar su mejor esfuerzo.

Comportamiento menos riesgoso

Según el President's Council on Physical Fitness and Sports, los deportes juveniles pueden actuar como un disuasivo para comportamientos negativos, como fumar, consumir drogas y tener sexo sin protección. Esto se debe a que los deportes competitivos proporcionan una forma de expresión, amistad y un sentimiento de valía. Los adolescentes que tienen influencias positivas como amigos no sienten la necesidad de participar en comportamientos riesgosos como aquellos que se sienten solos. La competencia en deportes juveniles también es una forma positiva para salir de la agresión, ya que los niños y adolescentes son menos propensos a volverse violentos o a unirse a pandillas.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah davis | Traducido por paulo gutierrez