Cuáles son los beneficios del tratamiento tópico con Coq10

La University of Miami informa que la molécula de coenzima Q10 (CoQ10) es uno de los "antioxidantes más importantes" del cuerpo. La administración oral de esta enzima trata varios trastornos de salud, como por ejemplo enfermedades cardiacas, pero la obtención de los beneficios de la enzima no están limitados sólo al consumo por via oral. También puedes aplicarla de forma tópica sobre la piel por medio de varios medicamentos, ungüentos y cremas dérmicas de venta libre.

Reducción de arrugas

La CoQ10 alcanza sus niveles máximos naturales dentro del cuerpo entre los 20 y los 30 años de edad de una persona; luego comienza a disminuir a medida que el cuerpo envejece. Los niveles bajos de CoQ10 generan síntomas asociados con el envejecimiento en la piel, como arrugar más profundas y pronunciadas, entre otros. Cuando usas cremas dérmicas con CoQ10, la enzima penetra en la capa activa de células de la piel y ayuda a disminuir o a revertir la profundidad de las arrugas, de acuerdo con Roland Stocker, Ph. D, de la University of New South Wales en Australia.

Protección contra el daño de la piel

Como los rayos ultravioletas del sol bombardean la piel, esta membrana libera radicales libres que oxidizan las células dérmicas y generan síntomas del fotoenvejecimiento, como decoloración de la piel y manchas marrones. Roland Stocker, Ph. D, para Oregon State University, indica que CoQ10 es "sumamente efectiva" para proteger la piel del daño de los rayos ultravioletas.

Persistencia

A diferencia de muchos tipos de ungüentos tópicos y cremas, la piel absorbe el CoQ10 y el producto se acumula con el paso del tiempo a medida que continuas aplicándolo. Esta situación permite que la enzima permanezca en los tejidos y ofrece protección y beneficios más persistentes a largo plazo, según informa el University of Maryland Medical Center.

Reducción de la extensión del cáncer

La aplicación tópica de CoQ10 puede estimular que las células cancerígenas se retraigan y mueran sin dañar a las células sanas, según informa Miller School of Medicine, en la University of Miami. Esta terapia suave contra el cáncer contrasta con la quimioterapia, una forma de tratamiento tradicional que ataca tanto a las células cancerígenas como a las sanas.

Más galerías de fotos



Escrito por joshua duvauchelle | Traducido por vanesa sedeño