¿Cuáles son los beneficios de las cápsulas de cúrcuma?

La raíz aromática de la planta de cúrcuma (turmeric) se ha utilizado durante siglos como un tratamiento para los trastornos digestivos, la inflamación, la artritis y las infecciones. Los U.S. National Institutes of Health afirman que muchos de los beneficios de la cúrcuma son en gran medida teóricos; la ciencia aún no ha validado todos los usos históricos de esta especia rica en antioxidantes. No obstante, los suplementos de cúrcuma a menudo se recomiendan como un componente de la medicina integradora moderna. Según el University of Maryland Medical Center, los primeros estudios sostienen que la cúrcuma puede promover la salud de las articulaciones, los vasos sanguíneos y el tracto digestivo. Los componentes de las cápsulas de cúrcuma también ofrecen esperanza como un tratamiento complementario contra el cáncer.

Ayuda digestiva

La cúrcuma puede reducir los síntomas de indigestión y dispepsia al promover la producción de bilis. El University of Maryland Medical Center sostiene que la cúrcuma también puede aliviar las flatulencias y la hinchazón. La curcumina, un extracto de la cúrcuma, a menudo se usa como suplemento herbario de venta libre para promover la salud digestiva.

Enfermedad inflamatoria intestinal

Algunos médicos naturópatas recomiendan la cúrcuma como un tratamiento complementario para la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Sin embargo, el University of Maryland Medical Center advierte que la cúrcuma puede agravar las úlceras estomacales.

Inflamación

Tanto las pruebas in vitro como los ensayos clínicos han demostrado que la cúrcuma reduce de manera efectiva la inflamación. Por esta razón, los médicos a menudo recomiendan cápsulas de cúrcuma a pacientes que padecen enfermedades inflamatorias crónicas, como la artritis.

Salud cardíaca

Las cápsulas de cúrcuma pueden promover la salud cardíaca en varias formas vitales. Los compuestos de la cúrcuma ayudan a reducir el colesterol LDL ("malo") y evitan que el colesterol acumule placa en las paredes de los vasos sanguíneos. Los U.S. National Institutes of Health también advierten que la cúrcuma puede prevenir que las plaquetas se agrupen, lo que puede reducir el riesgo de coágulos sanguíneos.

Cáncer

Según el University of Maryland Medical Center, la cúrcuma puede ayudar a prevenir o tratar ciertas formas de cáncer. La curcumina, un compuesto de las cápsulas de cúrcuma, es un poderoso antioxidante; puede proteger las células del daño oxidativo, un factor de riesgo del cáncer. Además, las pruebas en animales han demostrado que la curcumina intravenosa puede eliminar el cáncer de próstata, mama, piel y colon en animales. Sin embargo, estos estudios permanecen inconclusos; la cúrcuma no puede reemplazar los tratamientos probados contra el cáncer.

Más galerías de fotos



Escrito por juniper russo | Traducido por valeria d'ambrosio