¿Cuáles son los beneficios del magnesio, potasio y bromelina?

Algunos fabricantes de suplementos ofrecen un producto que combina la bromelina, magnesio y potasio. Afirman que la combinación puede ayudar con la relajación, la circulación, la salud cardiovascular, la absorción de calcio y la función muscular y nerviosa. Si bien necesariamente no hay evidencia para apoyar estas afirmaciones, las tres sustancias son bioactivas y no afectan a tu salud.

Bromelina

Las piñas que los curanderos tradicionales en América Central y del Sur han estado utilizando durante siglos para tratar la indigestión y la inflamación, contienen enzimas para la digestión de proteínas o proteolíticas llamadas colectivamente bromelina. Aunque la investigación sobre sus cualidades medicinales es incipiente y hasta el momento la evidencia ha sido a menudo contradictoria, se sabe que puede reducir la inflamación, el dolor, los moretones y el tiempo de recuperación después de una lesión o cirugía, ayuda a eliminar el tejido muerto de las quemaduras de segundo y tercer grado, reduce la inflamación asociada con las picaduras de insectos, trata la sinusitis y síntomas de la fiebre del heno, alivia el dolor de la osteoartritis cuando se toma con rutosid y tripsina, y alivia el malestar estomacal o acidez, especialmente cuando se utiliza junto con las enzimas que metabolizan los almidones y grasas, según University of Maryland Medical Center (Centro Médico de la Universidad de Maryland). La bromelina que se encuentra en las piñas no es lo suficientemente concentrada para su uso médico. La dosis depende de la enfermedad que se está tratando. Puede interactuar con los antibióticos, anticoagulantes y sedantes.

Magnesio

El magnesio juega un papel vital en la función muscular, nerviosa e inmune. Promueve un ritmo cardíaco saludable, ayuda a mantener los huesos fuertes, regula el azúcar en la sangre, promueve la presión arterial normal y está presente en la síntesis de proteínas. Aunque la deficiencia clínica de magnesio es rara en los Estados Unidos, la ingesta puede no ser lo suficientemente alta como para mantener los niveles óptimos, de acuerdo con National Institutes of Health Office of Dietary Supplements (Oficina de Salud y Suplementos Dietéticos de los Institutos Nacionales de la Salud). Los niveles saludables de magnesio en la sangre pueden ayudar a prevenir las enfermedades cardiovasculares y la disfunción inmune. La cantidad diaria recomendada, o RDA, es de 80 mg para niños de 1 a 3, 130 mg para niños de 4 a 8, 240 mg para niños de 9 a 13, 360 mg para las mujeres de 14 a 18 años, 410 mg para los varones de 14 a 18, 310 mg para las mujeres de 19 a 30, 400 mg para los hombres de 19 a 30, 320 mg para las mujeres mayores de 30 años y 420 mg para los hombres mayores de 30 años. Las fuentes alimenticias ricas en magnesio incluyen el halibut, las nueces, frijoles y espinacas.

Potasio

Es un mineral electrolítico que ayuda a conducir la electricidad a través del cuerpo y es esencial para la función cardíaca saludable y las contracciones musculares. Existe alguna evidencia de que una dieta rica en potasio promueve la salud de los huesos, de acuerdo con la University of Maryland Medical Center (Centro Médico de la Universidad de Maryland). Los niveles bajos de potasio en la sangre también pueden estar relacionados con la presión arterial alta, pero la evidencia es contradictoria. El alto consumo de potasio en la dieta se asocia con un menor riesgo de ictus, pero los suplementos no parecen tener el mismo efecto. La dosis diaria recomendada es de 500 mg para los bebés de hasta 6 meses de edad, 700 mg para los niños de 6 meses a 1 año de edad, 1.000 mg para los niños de 1 a 2, 1400 mg para los niños de 2 a 5, 1.600 mg para los niños de 6 a 9 y 2,000 mg para cualquier persona de 10 años o más, incluidas las mujeres embarazadas y lactantes. Las bananas, jugos cítricos, aguacates, melones (cantaloupes), tomates , papas , habas, platija (flounder), salmón, bacalao (cod) y pollo todos contienen cantidades significativas de potasio.

Más galerías de fotos



Escrito por christine gray | Traducido por barbara obregon