¿Cuáles son los beneficios de un plan de acondicionamiento físico?

La construcción de un plan de acondicionamiento físico no es ninguna ciencia especial, pero es fundamental para el éxito de tu programa de ejercicios. Embarcarse en un nuevo programa de ejercicios sin un plan de acondicionamiento físico es como tratar de conducir en un país extranjero sin un mapa; siempre se va a llegar a alguna parte, pero al lugar que llegues puede o no puede tener nada que ver con el lugar al que en realidad has querido ir. Sin un plan de ejercicios adecuado, tu entrenamiento no podría conducir hacia tu meta final.

Construir un hábito de por vida

Para alcanzar y mantener tus objetivos de acondicionamiento físico, el ejercicio regular, la buena nutrición y los otros componentes de la aptitud tienen que convertirse en una parte regular de tu vida. El establecimiento de un plan de acondicionamiento físico elimina el peligro de caer en el patrón de pensamiento "lo haré mañana" y te hace responsable de seguir el plan diariamente. Debido a esto, no te limitas a aceptar cualquier viejo plan de entrenamiento que has sacado de un libro o fue dado por un entrenador, debes revisar todo el plan y, para cada elemento, pregúntate: "¿Estoy dispuesto a hacer y mantener este cambio?". Si no es así, modifica el plan para un cambio que eres capaz de manejar. Una vez que comiences a poner el plan en práctica, verás que los pasos simples, alcanzables y establecidos de antemano te ayudan a motivarte para que tengas éxito.

Haz un seguimiento de progreso

Uno de los primeros pasos en la creación de un plan de acondicionamiento físico es establecer tus objetivos a largo plazo y luego dividirlos en metas a corto plazo más pequeñas y alcanzables. Piensa en tu plan de acondicionamiento físico como un modelo para el éxito. Cada vez que logras una de tus metas, estás pasando un hito en el camino hacia tu meta a largo plazo. Al mirar hacia atrás en lo que has progresado a través de las etapas de tu plan, tendrás un registro visual de tu progreso, esto será un refuerzo positivo muy necesario en los momentos de debilidad. Más importante aún, tener un plan de acondicionamiento físico expuesto significa que nunca se pierde el camino de lo que se supone que debes hacer a continuación. Mantenerse en el camino y dirección correcta es tan simple como leer y aplicar las instrucciones que has dejado para ti.

Nada pasa desapercibido

Un plan de acondicionamiento físico integral también incluye el seguimiento de los elementos menos obvios de la aptitud, como el sueño, la hidratación y la nutrición. También puede contener recordatorios para practicar estabilidad o ejercicios de equilibrio y de estirar regularmente. No necesariamente tienes que centrarte en estos elementos como un atleta de élite o un culturista, es más probable que cumplas tu condición física o con objetivos de pérdida de peso si estás bien descansado, bien hidratado y bien alimentado y si tienes recordatorios regulares de lo que necesitas hacer. Haz un seguimiento de estos pequeños detalles que te ayuden a ser más conscientes de ellos día a día.

Más galerías de fotos



Escrito por marie mulrooney | Traducido por daniela laura arjones