¿Cuáles son los beneficios a la salud del pan Pumpernickel?

El Pumpernickel (un pan de color café hecho de harina de centeno de granos grandes) tiene un rico sabor robusto y se lleva bien con alimentos saludables como el queso añejado y el salmón ahumado. Para que el pan sea considerado verdadero Pumpernickel, debe estar preparado de harina integral de centeno. Es el nutritivo salvado y germen del centeno lo que le da al pan Pumpernickel su rico color chocolate. Consumido con moderación, el pan Pumpernickel de grano entero (sabroso, alto en fibra, y rico en vitaminas y minerales) es una elección saludable para la dieta.

Hechos básicos

Una rebanada de pan Pumpernickel contiene 2,26 g de proteínas; ,81 g de grasa en total; 12,35 g de carbohidratos y 1,7 g de fibra. El pan Pumpernickel es bajo en grasa y sin colesterol, una sola rebanada contiene 65 amigables calorías para dieta (menos de las que se encuentran en un manzana). La pequeña cantidad de grasa en el pan Pumpernickel se compone en su mayoría de ácidos monosaturados y poliinsaturados, saludables para el corazón.

Fibra y lignanos

La cantidad de fibra dietética en una sola rebanada de pan Pumpernickel es la misma que en 1/4 de taza de uvas o 1/2 taza de arroz integral; ambos considerados buenas fuentes de fibra. La fibra puede ayudar a bajar tus niveles del poco saludable colesterol LDL, controla el azúcar en la sangre y reduce el riesgo de padecer diabetes y enfermedades diverticulares. Además, la fibra promueve los movimientos intestinales eficientes y crea una sensación de saciedad, lo que puede ayudar a refrenar el exceso al comer. El pan Pumpernickel también es alto en fitoquímicos naturales llamados lignanos, los cuales tienen cualidades antioxidantes y parecidas a los estrógenos. En algunos estudios, el alto consumo de lignanos se asocia con un riesgo más bajo de cáncer en los senos; la investigaciones en los beneficios de los lignanos todavía continúan.

Vitaminas y Minerales

El pan Pumpernickel contiene vitaminas del complejo B ;particularmente tiamina, o vitamina B1, necesaria para producir energía en el cuerpo; y niacina o vitamina B3, esencial para la salud del sistema nervioso y del tracto digestivo. También se encuentra presente el folato, con la cantidad de 24 mcg por rebanada; esta vitamina del complejo B es importante para la producción de células rojas de la sangre y ayuda a prevenir los extraños defectos del tubo neural en los recién nacidos. El pan Pumpernickel también provee manganeso en la cantidad de ,330 mg por rebanada; el manganeso ayuda a formar un antioxidante potencial llamado superóxido dismutasa, el cual barre con los dañinos radicales libres en el cuerpo. El selenio (un oligoelemento esencial para la función apropiada del sistema inmunológico) también se encuentra presente en la cantidad de 6,4 mcg por rebanada. El pan Pumpernickel también contiene calcio y magnesio, esenciales para la construcción y el mantenimiento de huesos fuertes; así como hierro, vital para la fabricación de hemoglobina.

Investigaciones

Las investigaciones científicas apoyan los efectos benéficos de los alimentos de grano entero como el pan Pumpernickel. En un estudio en mujeres con enfermedad de las arterias coronarias publicado en 2005 en el American Heart Journal, los investigadores encontraron que más de seis porciones de granos enteros a la semana fueron asociadas a una declinación en el diámetro de las arterias coronarias más pequeña. Concluyeron que el consumo más alto de alimentos de grano entero podría ralentizar el progreso de la arterioesclerosis en mujeres postmenopausicas. Las investigaciones también apoyan los posibles efectos quimioprotectores de los alimentos ricos en lignanos. En un meta-análisis publicado en 2009 en el British Journal of Cancer, los autores examinaron la relación entre el riesgo de padecer cáncer en los senos y el consumo de lignanos. El consumo de alimentos altos en lignanos fue asociado con una reducción en el cáncer de los senos en siete estudios en mujeres postmenopausicas; los autores pidieron otro estudio.

Más galerías de fotos



Escrito por carol sarao | Traducido por maria del rocio canales