¿Cuáles son los beneficios de las sardinas para la salud?

Las sardinas proporcionan nutrientes esenciales en abundancia, lo cual hace que se hayan ganado un lugar en la lista de cinco superalimentos que deberías introducir en tu dieta, de acuerdo con "Diabetes Forecast". Estos puntales fenomenales desde el punto de vista nutritivo pueden contar con alguna mala reputación debido a su sabor y aroma intensos; sin embargo, si dejas de lado estos detalles, estarás en condiciones de aprovechar los potenciales beneficios para la salud de estos pequeños peces. Una manera de conseguirlo es incluir las sardinas en salsas para pastas y guisos, donde aportarán sabor sin destacarse demasiado.

Macronutrientes


Consume sardinas de manera habitual.

Cada lata de sardinas de 3,75 onzas, envasadas en aceite de oliva, aporta 191 calorías, 22,7 gramos de proteínas y 10,5 gramos de grasa, incluyendo sólo 1,4 gramos de grasa saturada. Esto constituye el 16 por ciento del valor de la ingesta diaria recomendada (DV, según siglas en inglés) para las grasas, el 7 por ciento para las grasas saturadas y el 45 por ciento de las proteínas.

Vitaminas


Las sardinas reducen el riesgo de enfermedad cardíaca.

Las sardinas proporcionan el 12 por ciento de DV de riboflavina, 24 por ciento de niacina, 137 por ciento de vitamina B12, y 45 por ciento de vitamina D por cada lata de 3,85 onzas. La riboflavina puede ayudar a prevenir las cataratas y las migrañas, mientras que la niacina puede disminuir tu riesgo para la enfermedad de Alzheimer y mejorar los síntomas de artritis, de acuerdo con el Centro Médico de la Universidad de Maryland. El Instituto Linus Pauling subraya que la ingesta de cantidades suficientes de vitamina B12 puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y cáncer; y el consumo de suficiente vitamina D puede lograr que disminuyas la probabilidad de desarrollar artritis o cáncer.

Minerales


Las sardinas están repletas de minerales.

Estos pequeños peces también están repletos de minerales. Cada lata de sardinas contiene 35 por ciento del DV de calcio, el 15 por ciento de hierro, el 45 por ciento de fósforo y el 10 por ciento de potasio. Necesitamos calcio para fortalecer los huesos y para el funcionamiento apropiado de los nervios y los músculos, mientras que el hierro es importante para la formación de glóbulos rojos y para transportar oxígeno donde el organismo lo requiera. El fósforo juega un rol importante en la formación de ADN, y en el almacenamiento de energía. El potasio puede ayudar a contrarrestar los efectos del sodio en cuanto a elevar la presión sanguínea, lo cual disminuye el riesgo de enfermedad cardíaca en forma potencial.

Grasas 0mega-3


Las sardinas también tienen un alto contenido de omega-3.

La Academia de Nutrición y Dietética recomienda que ingieras un promedio de 500 miligramos de una combinación de EPA y DHA por día. Estas grasas esenciales omega-3 pueden disminuir el riesgo de enfermedad cardíaca. Solamente 3 onzas de sardinas proporcionan 835 miligramos de grasas omega-3, lo cual satisface las necesidades cotidianas, y aún las excede.

Consideraciones


Las sardinas pueden estar contaminadas con mercurio, como otros pescados.

Como todos los pescados, las sardinas pueden estar contaminadas con mercurio en alguna medida. De todos modos, las sardinas se encuentran entre los pescados que, de manera típica, contienen las menores cantidades de este elemento, lo cual las hace lo suficientemente seguras incluso para que las consuman las mujeres embarazadas, quienes pueden comer hasta 12 onzas semanales, según la Asociación Estadounidense del Embarazo.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica bruso | Traducido por sofia elvira rienti