¿Cuáles son los beneficios de la yema de huevo?

Los huevos tienen tres secciones separadas, la cáscara, la clara y la yema. Al abrir un huevo identificas la yema como la sección esférica y amarilla; el embrión en crecimiento se alimenta de esta parte del huevo protegida por una película. Los beneficios de las claras de huevo para la salud son ampliamente conocidos, y las yemas de huevo también.

Más vitaminas

Las yemas de huevo contienen más vitaminas, y en mayor cantidad, que la clara. Cada yema de huevo contiene siete vitaminas: B6, folato, una vitamina B, B-12, D, E y K. De ellas, las vitaminas A, D, E y K se encuentran solamente en la yema de huevo, y no en la clara. De hecho, la yema de huevo es uno de los pocos alimentos que contienen vitamina D en forma natural.

Más minerales

Como las vitaminas, los minerales son sustancias indispensables, esenciales para realizar actividades corporales, por ejemplo, equilibrar los electrolitos. La yemas de huevo --y también las claras-- tienen cada una 13 minerales. Estos incluyen calcio, magnesio, hierro, potasio, sodio y selenio. Aunque la yema y la clara de huevo los contienen, la yema tiene la mayoría de ellos en mayor cantidad. Por ejemplo, el 90% de calcio en los huevos está en la yema; 93% de su contenido de hierro está en la yema, contra sólo el 7% en la clara.

Salud ocular

Los carotenoides en la yema de huevo, particularmente la luteína y la zeaxantina, son estimulantes de la salud de los ojos. Según los investigadores, estos carotenoides, que son los pigmentos que le dan el color amarillo a la yema de huevo, reducen el riesgo de degeneración macular y de cataratas asociadas con la edad. Actúan como antioxidantes dentro del ojo, protegiéndolos de los radicales libres que pueden dañar diferentes partes de la retina, afectando su capacidad para enfocar correctamente la luz.

Beneficios de la colina

La yema de huevo, en conjunto con las vitaminas, minerales y otros nutrientes presentes en ella, también promueve la salud del corazón y cardiovascular. Su consumo moderado no muestra una conexión directa con enfermedades cardíacas; además, los nutrientes dentro de la yema, en este caso la colina, contribuyen a la regulación de la función cardiovascular. Adicionalmente, en un estudio de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, se encontró que mujeres con el mayor nivel de ingesta de colina mostraron 24% menos probabilidades de desarrollar cáncer de mama, que las mujeres con dietas bajas en colina.

Más galerías de fotos



Escrito por elizabeth falwell | Traducido por sergio mendoza