¿Cuáles son los beneficios de beber una cerveza después del ejercicio?

Tal vez pienses que tomar una cerveza fría después de un entrenamiento es una pésima idea, aunque hay algunos beneficios potenciales siempre y cuando no te excedas. La cerveza no es sólo una fuente de agua y calorías, también contiene algunos minerales y electrolitos, al igual que la mayoría de las bebidas deportivas. Algunas investigaciones indican que la cerveza puede ser mejor que el agua para hidratarte después del ejercicio.

La moderación es la clave

La cerveza contiene alcohol etílico, también llamado etanol, usualmente entre el 3 y el 5% por volumen. Hay algunos posibles beneficios cardiovasculares relacionados con el consumo moderado de etanol, ya que actúa como un diluyente de la sangre, pero en general, el etanol y sus derivados metabolizados son dañinos a los nervios y órganos tales como el hígado, los riñones y el páncreas. Los límites de alcohol recomendados son no más de una bebida al día para las mujeres y no más de dos bebidas al día para los hombres. En términos de cerveza, una bebida se define como un vaso de 12 onzas. La cerveza tiene niveles relativamente altos de calorías, por lo general entre 110 y 150 calorías por cada 12 onzas, por lo que beber más de un vaso probablemente arruinará la razón principal para hacer ejercicio, como la reducción de grasa o restringir el aumento de peso.

Los elementos de la cerveza

Además del etanol, la cerveza contiene una variedad de electrolitos y minerales. Los electrolitos, tales como sodio y potasio, son elementos que conducen la electricidad en fluido y permiten que los mensajes se transmitan por los nervios. Los electrolitos también son importantes para la distribución de agua en el cuerpo. La cerveza contiene trazas de calcio, magnesio, fosfato, potasio, sodio, selenio y flúor. Los minerales y electrolitos son esenciales para la salud ósea y la función muscular, los cuales son necesarios para poder ejercitarse de manera eficaz y sin riesgo de lesiones. Algunas marcas de cerveza tienen contenidos más altos de sodio que otras. Es importante saber ésto, ya que una ingesta elevada de sodio está vinculada a la hipertensión y la enfermedad cardiovascular.

Hidratante y reductor de estrés

Un beneficio potencial de beber cerveza en lugar de agua pura después del ejercicio físico intenso, según el Dr. Manuel Castillo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada, es que la cerveza es significativamente más efectiva para rehidratar el cuerpo. Los investigadores creen que esto puede ser debido al hecho de que la cerveza está carbonatada y contiene azúcares y sal, los cuales causan que el estómago la absorba más rápido que el agua. Beber cerveza después de una sesión de ejercicio puede causar una reducción de los niveles de cortisol en el torrente sanguíneo, lo que reduce el estrés. El punto de todo es que beber un poco de cerveza después de una sesión de ejercicio puede ayudarte a relajarte. Además, el etanol dilata los vasos sanguíneos pequeños debajo de la piel, provocando ruborización, lo que disipa el calor y baja tu temperatura corporal.

Propiedades diuréticas

La cerveza es principalmente agua, por lo menos un 92%, por lo que te ayuda a rehidratarte en un principio. Sin embargo, el etanol es un diurético muy potente. Los diuréticos hacen que orines con más frecuencia, así que si bien beber una cerveza después de un entrenamiento en el que sudaste mucho puede satisfacer tu sed, también puede llegar a causar que pierdas más agua de la que ingeriste y aumentar el riesgo de deshidratación. Los síntomas de deshidratación comunes son dolor de cabeza, fatiga, irritabilidad, confusión y calambres musculares. Una alternativa no alcohólica saludable que contiene minerales, electrolitos y vitaminas es el jugo de naranja recién exprimido.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por gerardo núñez noriega