¿Cuáles son los beneficios de salud de las algas para la presión arterial alta y el colesterol?

El kelp, conocido con el nombre científico Fucus vesiculosus, es un tipo de alga parda que crece en las aguas más frías del océano. A veces llamado kelpware, balck-tang, bladderfucus, cutweed y fucus, son algas marinas ricas en minerales utilizadas por los profesionales de la salud natural para el tratamiento de muchas enfermedades y trastornos, incluyendo la presión arterial alta y el colesterol. El kelp está disponible tanto a granel seco como en forma de polvo que se puede utilizar para hacer comprimidos.

Historia


El kelp ha sido parte de la dieta japonesa por 1500 años.

Mientras que el kelp ha sido introducido de manera reciente a la dieta y estilo de vida americano, según "Gale Encyclopedia of Alternative Medicine", los japoneses han estado disfrutando de las algas desde hace más de 1.500 años. En Japón, el alga se utiliza como condimento, para hacer fideos y en muchos otros alimentos. Puede ser, en parte, debido a la cantidad de algas consumidas en Japón que los japoneses tienen una tasa relativamente baja de cáncer de mama, enfermedades del corazón, presión arterial alta y enfermedad de la tiroides. El alga que se encuentra en las tiendas de alimentos de salud proviene de una especie diferente a las algas que se comen en Japón, pero muchos médicos holísticos de salud creen que ofrece beneficios similares. El kelp comercial se cultiva en granjas de algas marinas, donde se cosecha de una manera que preserva sus muchos nutrientes.

Beneficios


El kelp puede ayudar a tratar la presión arterial y a regular los niveles de colesterol.

Mientras que el uso medicinal más popular del kelp es ayudar con la función tiroidea, algunas personas también utilizan las algas para ayudar con la presión arterial y niveles de colesterol. Se cree que las algas pueden ayudar a reducir el colesterol al inhibir la absorción de tu cuerpo de los ácidos biliares que contienen compuestos que elevan el colesterol. Desafortunadamente, no hay evidencia empírica suficiente para demostrar que el kelp es en verdad exitoso en el control del colesterol o la presión arterial. Debido a que el yodo es importante en la función de la tiroides, las personas que tienen bajos niveles de yodo se pueden beneficiar de los suplementos con algas, ya que son ricas en yodo. El kelp es utilizado por algunas personas para tratar el hipotiroidismo, bocio y trastornos metabólicos. Una vez más, no hay todavía ninguna evidencia científica para respaldar el uso de algas marinas. Habla con tu médico antes de comenzar cualquier nuevo régimen a base de hierbas o medicamentos. Algunas personas también usan algas para el dolor en las articulaciones o artritis reumatoide, el estreñimiento y para librar el cuerpo de toxinas.

Usos


Los herbolarios recomiendan que consumas entre 10 y 15 miligramos de kelp diariamente.

La dosis diaria de algas que los herbolarios recomiendan tomar es de aproximadamente 10 a 15 miligramos. Puedes optar por algas en polvo, en comprimidos o en forma de tintura, o incluso puedes preparar té de algas. Para hacer el té de algas, vierte una taza de agua hirviendo sobre 2 o 3 cucharaditas de algas secas en polvo y luego deja reposar el té durante unos 10 minutos. Puedes beber té de algas hasta tres veces por día.

Precaución


Ten cuidado al consumir kelp.

Si bien puede ser fácil calificar las algas como algo natural y por lo tanto seguro, National Institutes of Health sugiere que esto sería un error. Según el sitio web de NIH's MedlinePlus, debes tener cuidado al consumir algas. Debido a sus altos niveles de yodo, las algas pueden ser peligrosas para las personas en diversas situaciones. Si tienes problemas de tiroides, debes tener cuidado con las algas. Las mujeres embarazadas o amamantando no deben tomar algas, ya que es "probablemente inseguro" hacerlo. El kelp puede afectar la fertilidad y hacer más difícil que puedas quedar embarazada. No debes tomar kelp dos semanas antes de una cirugía, ya que puede hacer que tu sangre se coagule más lentamente de lo normal. Discute tomar algas con tu médico antes de comenzar. Evita el consumo de algas marinas que se encuentran en el océano, ya que pueden absorber las toxinas que se encuentran en el agua. Sólo deben ser utilizadas las algas que se han cultivado para ser consumidas.

Más galerías de fotos



Escrito por amanda lynch | Traducido por verónica sánchez fang