¿Cuáles son los beneficios del ajo y perejil?

A pesar de que puedes utilizar ajo y perejil en la cocina para agregar sabor y gusto a las ensaladas o los platos cocinados, es posible que no sepas que ambos contienen minerales benéficos y de vitaminas. Ambos son también parte de la medicina tradicional a base de plantas, donde los practicantes los recomiendan para mejorar la salud y tratar enfermedades. La ciencia moderna indica que el ajo y el perejil proporcionan varios fitonutrientes con beneficios para la salud potencialmente significativos.

Vitaminas y minerales

Tanto el ajo y el perejil proporcionan cantidades importantes de vitamina C, que se utiliza para producir colágeno y mantener tu tejido conectivo en buenas condiciones. Diez ramitas de perejil fresco contienen alrededor de 13 miligramos de la vitamina, mientras que tres dientes de ajo fresco proporcionan aproximadamente 3 miligramos. El perejil también contiene vitamina K, un factor de coagulación importante, con cerca de 160 microgramos de la vitamina en 10 ramitas. Ambas hierbas también proporcionan calcio, que es importante para tener huesos y dientes sanos, con cerca de 15 miligramos en tres dientes o 10 ramitas. Ambos también contienen potasio, importante para los riñones sanos, con 55 y 36 miligramos en estas cantidades de ajo y perejil, respectivamente.

El ajo saludable

Los dientes de ajo contienen varios fitonutrientes naturales, entre ellos uno llamado aliina que se convierte en alicina cuando se machacan los dientes. La alicina tiene actividad antibiótica, según los expertos de Centro de Cáncer Memorial Sloan-Kettering, y también puede ayudar a mantener tu nivel en sangre de la lipoproteína de baja densidad, o colesterol malo, en un rango saludable suprimiendo una enzima llamada HMG-CoA reductasa en el hígado que ayuda al colesterol fabricación. La alicina también inhibe la agregación de elementos de la sangre, llamadas plaquetas, que están implicadas en la formación de coágulos y tienden a reducir la presión de la sangre haciendo que los músculos de las paredes de las arterias se relajen, efectos que pueden beneficiar a tu sistema circulatorio y reducir el riesgo de accidente cerebrovascular.

Los beneficios del perejil

Las hojas y tallos de la planta de perejil contienen varios compuestos naturales que pertenecen a un grupo llamado flavonoides que actúan como antioxidantes, ayudando a eliminar los radicales libres potencialmente dañinos de tu cuerpo. Con el tiempo, los radicales libres pueden aumentar el riesgo del enfermedades crónicas como el cáncer y enfermedades del corazón. El perejil es especialmente rico en un flavonoide llamado luteolina, que es a la vez un antioxidante y un compuesto anti-inflamatorio, ayudando a la inflamación de supresión asociado con la artritis y otras condiciones dolorosas. La investigación de laboratorio publicado en "Moléculas" en el año 2011 encontró que la miristicina, otro miembro de este grupo que se encuentra en el perejil, inhibe la producción de varios compuestos inflamatorios de las células inmunes en cultivo, pero estos resultados prometedores todavía necesitan confirmación en estudios con sujetos humanos.

Uso y precauciones

Puedes agregar perejil fresco o ajo a tus comidas con regularidad, o consumir cualquiera de hierbas como un suplemento, disponible en cualquier tienda de alimentos saludables. El extracto de ajo envejecido, que carece de olor acre, también está disponible en tabletas o cápsulas. Puedes hacer té de perejil fresco al agregar alrededor de un cuarto de taza de la hierba en una cesta suspendida de infusión en agua caliente durante unos 5 minutos, añade edulcorante o jugo de limón a tu gusto. Tanto el ajo y el perejil son generalmente considerados seguros y sin efectos secundarios. El perejil puede incrementar la micción y no debe ser combinado con medicamentos diuréticos, ya que el ajo podría interactuar con medicamentos anticoagulantes y otros medicamentos. Discute el uso de ajo o perejil con tu médico para decidir si cualquiera podría ser útil para ti.

Más galerías de fotos



Escrito por joanne marie | Traducido por carlos alberto feruglio