¿Cuáles son los beneficios que tiene el jugo de mango para la salud?

Los mangos tienen cáscara amarilla, verde o anaranjada rojiza y un interior de color naranja oscuro. La fruta, que crece en los climas tropicales de todo el mundo, ha formado parte de la dieta de los seres humanos por más de 4.000 años, según indica la Junta Nacional del Mango. El jugo de mango contiene vitaminas y minerales esenciales para una buena salud. Busca jugo de mango que no contenga agregado de azúcar para obtener los mejores beneficios para tu salud.

Vitamina C

Consumir suficiente cantidad de vitamina C te puede ayudar a prevenir resfriados y gripes. La vitamina C estimula a los glóbulos blancos a trabajar de forma más eficiente destruyendo gérmenes y bacterias. Una porción de 8 onzas líquidas de jugo de mango contiene dos tercios de la ingesta diaria de vitamina C recomendada.

Betacarotenos

Una porción de jugo de mango suple un cuarto de la ingesta diaria de betacarotenos recomendada. El color naranja oscuro del mago es lo que provee los betacarotenos. El cuerpo utiliza los betacarotenos para fabricar vitamina A, que mantiene la salud de los ojos. La vitamina A y los betacarotenos también trabajan juntos para promover un buen estado de la piel y del esqueleto.

Potasio

El jugo de mango contiene potasio, un mineral que ayuda al corazón, los nervios y los músculos a funcionar bien. El potasio también regula la presión sanguínea y el equilibrio de los fluidos corporales. Una taza de mango provee alrededor de 325 mg de potasio. Una porción de jugo de mango, sin añadidos de azúcar o agua, provee alrededor de 300 mg de potasio.

Hierro

Los mangos proveen una destacada cantidad de hierro. El hierro produce glóbulos rojos sanos que transportan el oxígeno a través del cuerpo. Añade mangos a tu dieta para incrementar la ingesta de este nutriente esencial, si tienes deficiencia de hierro. Un vaso de 8 onzas líquidas de jugo de mango provee aproximadamente el 2% de la ingesta diaria recomendada de hierro.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por noelia menéndez