¿Cuáles son los beneficios de correr y caminar?

Caminar y correr ofrecen muchos beneficios, desde el aumento de la aptitud física hasta tener un mejor sentido de bienestar. Debido a que caminar y correr pueden ayudar a desarrollar la fuerza física, prevenir las enfermedades y mejorar el bienestar, elegir una de las dos opciones a menudo se reduce a preferencias personales y nivel de condición física. Por ejemplo, si sólo puedes correr distancias muy cortas, caminar podría ser una mejor opción porque podrías estar más dispuesto a participar con más frecuencia y por periodos de tiempo más largos. Examinar algunos de los resultados positivos asociados con ambos ejercicios, o una combinación de estos dos ejercicios, puede ayudarte a determinar qué ejercicio es el más adecuado para tu estilo de vida.

Caminar con beneficios

La American Heart Association informa que caminar puede reducir el riesgo de cáncer de mama, cáncer de colon, cardiopatía, diabetes tipo 2 y osteoporosis. También puede estabilizar la presión arterial alta y mejorar los niveles de glucosa en la sangre. Hacer una caminata ligera todos los días puede contribuir a tu condición física general, ya que quemas calorías, fortaleces y tonificas músculos y trabajas tu sistema cardiovascular. Al caminar se liberan endorfinas que mejoran tu humor y te ayudan a incrementar tus niveles de concentración, es así que esta actividad puede influir en tu bienestar emocional. Este ejercicio, que es de bajo impacto, es una de las maneras más seguras para efectuar actividad física y también puede contribuir a reducir la grasa abdominal.

Correr por salud

Correr ayuda a quemar calorías, lo que puede contribuir a la pérdida de peso y reducir el riesgo de osteoporosis y complicaciones relacionadas con la presión de las articulaciones. Correr también puede fortalecer y estabilizar los ligamentos del cuerpo, haciendo que seas menos susceptible a los esguinces. Esta actividad física ayuda a trabajar los cuádriceps, los isquiotibiales, los músculos abdominales, los músculos de las pantorrillas, los glúteos y los flexores de la cadera. Ya que correr es un ejercicio de alto impacto, quemas más calorías y haces uso de tu sistema cardiovascular. Towson University informa que correr puede disminuir el riesgo de cardiopatía, la hipertensión, la diabetes tipo 2 y el cáncer de mama, de útero y de intestino. Debido a que al correr se liberan endorfinas, los beneficios adicionales incluyen la mejora de la salud mental, física autopercepción física y el autoestima, además, puede aliviar la depresión.

Comparar y contrastar

El "New York Times" informa que los corredores tienden a perder más peso en comparación con los que caminan, especialmente la grasa de la zona abdominal. Según el artículo, que detalla un estudio de 2012 de University of Wyoming, caminar contribuyó a un aumento del apetito mientras que correr contribuyó a una disminución ligera de apetito entre 19 mujeres que participaron en el estudio. A pesar de que al caminar y correr se queman calorías, puede quemar grasa cuando se combina con un déficit de calorías diarias. Correr quema más calorías que caminar, por lo que es una mejor opción para las personas que buscan perder peso. De acuerdo con Live Science, caminar se puede asociar un poco más con la disminución del riesgo de cardiopatía en comparación con correr, pero esto depende de la frecuencia, la duración y la intensidad del ejercicio. Sin embargo, tanto caminar como correr disminuyen el riesgo de cardiopatía. Estas dos actividades son beneficiosas porque no son costosas, son gratis y puedes hacerlas casi en cualquier lugar.

Hacerlo correcto

Para lograr obtener los beneficios óptimos, las personas que caminan deben mantener una buena postura y permitir que los brazos se balanceen ligeramente. Involucrar los músculos abdominales aumenta la fuerza central y protege la columna vertebral. Para darle seguimiento a esta actividad puedes pedir a un amigo que te acompañe a caminar con frecuencia. Comprar un podómetro puede ayudarte a registrar el número de pasos que caminas cada día. Trata de dar un paseo de 30 minutos para obtener los beneficios que se obtienen al caminar, en lo que se incluye la reducción del riesgo de enfermedades, el aumento de la fuerza física y la mejora de la salud emocional. Debes correr en superficies apropiadas, como el césped, senderos con árboles o caminos en parques creados por el hombre en lugar de correr sobre asfalto, de esta manera reducirás los niveles de impacto.

Más galerías de fotos



Escrito por morgan rush | Traducido por yarzeth ayala