¿Cuáles son los beneficios de las judías verdes?

Puedes llamarlos ejotes, judías verdes o habichuelas, no importa qué nombre prefieres, todos son vegetales bajos en calorías sin grasa. Los pequeños granos metidos dentro de su vaina comestible son una buena fuente de fibra para reducir el colesterol, pero son una mejor fuente de varias vitaminas que contribuyen a la salud de los ojos y los huesos.

Ve con las mejores


Contienen vitamina A esencial para la visión.

A pesar de que no lo muestran, las judías verdes contienen los mismos pigmentos que dan los vegetales con sus colores rojo, amarillo y naranja. Estos pigmentos llamados carotenoides, funcionan como antioxidantes, pero algunos también cubren otros roles. Las judías verdes contienen tres carotenoides: beta-caroteno, luteína y zeaxantina. El beta-caroteno se convierte en retinol, que es la forma de vitamina A esencial para la visión normal de noche. La luteína y la zeaxantina absorben la luz azul, que protege tus ojos del daño causado por la luz de alta intensidad. Los carotenoides se incluyen en la cantidad diaria recomendada de vitamina A. Obtendrás el 29 por ciento de la cantidad diaria con 1 taza de judías verdes cocidas.

Vitamina K para huesos fuertes


Este vegetal contiene vitamina K que beneficia a tus huesos.

Sin la vitamina K, podrías consumir mucho calcio y todavía tener huesos débiles. Tu cuerpo la necesita para producir las proteínas que ayudan a los huesos para absorber el calcio. También regula el metabolismo óseo, lo que impide la pérdida de minerales. Estas funciones combinadas hacen que la vitamina K sea esencial para mantener la densidad ósea. Algunas funciones de la vitamina K son elaboradas por las bacterias en tu intestino, pero no son suficiente para satisfacer tus necesidades. Las mujeres deben consumir 90 microgramos de vitamina K todos los días, mientras que los hombres necesitan 120 microgramos. Una taza de judías verdes cocidas contiene 20 microgramos de vitamina K.

La C es para el colágeno


También contienen vitamina C que te protege de los radicales libres.

Como antioxidante, la vitamina C neutraliza los radicales libres antes de que puedan dañar las células sanas. Además de las células que protege, la vitamina C también cuida las proteínas, grasas, hidratos de carbono y el ADN de los radicales libres. Pero puedes dar las gracias a la vitamina C por su protección antioxidante. Sin un suministro adecuado de esta vitamina, tu cuerpo no puede producir colágeno. La falta de colágeno se traduce en grandes problemas para tu cuerpo, ya que el tejido conjuntivo se utiliza para apoyar y fortalecer la piel, los huesos, los tendones y los órganos. Una taza de judías verdes cocidas contiene aproximadamente 13 por ciento de la cantidad diaria recomendada de vitamina C.

Con especias


¡Deliciosas y saludables!

Agrega un poco de sabor a tus judías verdes mezclándolas con pasta de chile, pimiento rojo y aceite de sésamo. Asa las judías verdes con cebollas y pon en la parte superior semillas de girasol. Déjalas al vapor hasta que estén apenas tiernas y esparce arándanos secos, nueces y un toque de vinagre balsámico. Puedes sofreír las judías verdes con cualquiera de tus verduras favoritas, añadir tomates y servir con arroz marrón. Si bien puedes sustituirlas con las enlatadas o congeladas, pero pierden algunas vitaminas durante el procesamiento. Asegúrate de comprar judías verdes enlatadas sin sal y no agregar sal al agua de cocción porque puedes eliminar el cuarto de sodio recomendado para un día en una sola porción.

Más galerías de fotos



Escrito por sandi busch | Traducido por dennis de la barrera