¿Cuáles son los beneficios del zumo de fresa?

El tono vibrante y sabor naturalmente dulce de las fresas (strawberries) hace que sean las favoritas del verano en muchos hogares. Las fresas también se exprimen bien, produciendo una bebida llena de nutrientes beneficiosos, incluyendo vitaminas y minerales. Incorporar zumo de fresas en tu dieta promueve la salud de los tejidos y algunos de los nutrientes abundantes en el zumo también previenen enfermedades crónicas.

Luchar contra el cáncer

Algunos de los nutrientes del zumo de fresas, vitamina C y ácido fólico, promueven la salud a largo plazo para luchar contra el desarrollo de cáncer. El ácido fólico ayuda al cuerpo a metabolizar los ácidos nucleicos, los bloques de construcción de ADN y regula la metilación del gen, un proceso esencial para regular la actividad de los genes. La metilación del gen anormal contribuye al desarrollo de cáncer y una dieta rica en ácido fólico está asociada con un menor riesgo de padecer algunos tipos de cáncer, según el Linus Pauling Institute. La vitamina C actúa como un antioxidante, un tipo de producto químico que protege las células de los radicales libres que promueven el cáncer. Como con el folato, una dieta rica en vitamina C reduce el riesgo de tener cáncer. Cada taza de zumo de fresas proporciona la vitamina C que necesitas cada día, según el Institute of Medicine (Instituto de Medicina) y también proporciona el 16% de la ingesta diaria recomendada de ácido fólico.

Fortalecer los tejidos, curar las heridas

Agregar zumo de fresa a tu dieta promueve la fuerza de los tejidos. Su gran contenido de vitamina C aumenta la producción de colágeno, para que tu cuerpo pueda producir el colágeno que necesita para mantener sus tejidos juntos. También combate el desgarro de la piel, la ruptura de los vasos sanguíneos y el debilitamiento de los huesos que puede desarrollarse como un síntoma de deficiencia de vitamina C. El manganeso también apoya la producción de colágeno y desempeña un papel clave para ayudar a sanar después de una lesión. Una taza de zumo de fresas proporciona un 56% de la ingesta diaria recomendada de manganeso para las mujeres y un 43% para los hombres, según el Institute of Medicine (Instituto de Medicina).

Estimular tu cerebro

El zumo de fresa apoya la salud de tu sistema nervioso. Cada porción contiene 13 gramos de azúcar natural, una fuente de combustible que permite funcionar a las neuronas. El contenido de vitamina C del zumo también ayuda a producir norepinefrina - un neurotransmisor, o productos químicos implicados en la comunicación del nervio -, y su contenido en cobre ayuda en la producción de otros neurotransmisores. El cobre también permite que tu cerebro metabolice los neurotransmisores y ayude a que produzca la mielina, una sustancia grasa necesaria para la función de nervio. Cada taza de zumo de fresas proporciona 125 microgramos de cobre o un 14% de la ingesta diaria recomendada, según el Institute of Medicine (Instituto de Medicina).

Usos para el zumo de fresa

Una cosa que se pierde del zumo de fresa es la fibra beneficiosa. Aunque los exprimidores sacan la fibra de las fresas durante el proceso de extracción, todavía puedes cosechar los beneficios cardiovasculares de la fibra utilizando el zumo para agregar sabor a las comidas ricas en fibra. Úsala como base para un batido, una mezcla de zumo de fresa, mezclada con fresas congeladas, yogur griego y linaza hace una comida nutritiva con una tonalidad roja vibrante. Como alternativa, mezcla el zumo de fresas con vinagre balsámico y aceite de oliva virgen extra para hacer un acompañamiento con espinacas u otros vegetales verdes oscuros.

Más galerías de fotos



Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por maria gloria garcia menendez