¿Cualés son los beneficios de la pimienta negra?

La pimienta de Jamaica (allspice) proviene de un árbol silvestre de hoja perenne autóctono de las selvas tropicales de América del Sur y Central. Esta especia se llama así por su aroma - una combinación de los aromas de especias como la canela (cinnamon), el clavo de olor, el jengibre (ginger) y la nuez moscada (nutmeg) -. Entre varios supuestos beneficios, los componentes de la pimienta de Jamaica pueden ayudar a aliviar los problemas digestivos, reducir el dolor, combatir patógenos -causantes de enfermedades - y mejorar la circulación. Como con cualquier remedio natural, es mejor que consultes a tu médico antes de usar la pimienta de Jamaica.

Beneficios digestivos


La pimienta de Jamaica es una especia que puede aliviar los retorcijones estomacales.

La pimienta de Jamaica - a menudo llamada pimiento debido a que los españoles por error pensaban que era un chile o pimienta - puede beneficiar a la digestión. Los componentes de eugenol de la fruta de la pimienta no sólo proporcionan un aroma inusual sino que supuestamente también pueden aliviar los síntomas digestivos, como la diarrea, las náuseas y los vómito. Además, la pimienta de Jamaica puede proporcionar efectos carminativos, o reducción de los efectos gaseosos. Esta especia fragante supuestamente actúa como relajante para ayudar a los retorcijones estomacales, actuando como un estimulante para ayudar a la digestión. Aunque se cree que es útil, la evidencia científica es insuficiente para probar la eficacia de la pimienta de Jamaica para el tratamiento de los trastornos digestivos.

Posible alivio del dolor


Experimentos en ratas demuestran que el eugenol ayuda al alivio del dolor neuropático.

Los componentes de la pimienta de Jamaica pueden actuar como un anestésico para adormecer el dolor. Los taninos, o químicos derivados de las plantas, en esta especia de pimienta de aspecto de bolita, pueden aliviar la artritis y el dolor muscular cuando se utilizan como cataplasma en la piel o como un aceite de baño. Además, un estudio publicado en noviembre 2010 en la revista "Phytotherapy Research" (Investigación de Fitoterapia), observó los efectos del eugenol en el dolor neuropático, o del nervio, en ratas. El eugenol se inyectó en la médula espinal lumbar de ratas con dolor neuropático inducido. Los investigadores descubrieron que el eugenol ayudó a aliviar el dolor de los nervios en las ratas. Sin embargo, se necesitan pruebas científicas adicionales para probar la eficacia de los componentes de la pimienta de Jamaica para aliviar el dolor en los seres humanos.

Protección de alimentos


La pimienta de Jamaica también puede ayudar contra agentes patógenos en alimentos, tales como la salmonella enterica.

El aceite de pimienta de Jamaica puede ayudar a los gérmenes mortíferos en la comida. La investigación publicada en la edición de agosto de 2009 del "Journal of Food Science" (revista de la ciencia de la comida), observó los efectos físicos y antimicrobianos de la pimienta, la canela y el aceite de clavo de olor (clove bud) contra la salmonella enterica, escherichia coli y la listeria monocytogenes. Los resultados de la investigación indicaron que los tres aceites de especias producían actividad contra los tres agentes patógenos transmitidos por los alimentos. Además, los investigadores concluyeron que los aceites esenciales de pimienta de Jamaica y otros alimentos de origen vegetal pueden ayudar a proteger los alimentos contra la contaminación por bacterias patógenas.

Otros beneficios


La pimienta es también utilizada para tratar enfermedades como la tos, la bronquitis y la depresión.

Esta mejora del sabor de especias también oculta los olores desagradables y tiene otras propiedades beneficiosas. La pimienta de Jamaica presenta propiedades antioxidantes en la lucha contra las enfermedades que causan los radicales libres. Tradicionalmente, esta especia se ha utilizado para tratar las infecciones bacterianas y fúngicas, así como la tos, escalofríos, la bronquitis y la depresión.

Más galerías de fotos



Escrito por jan millehan | Traducido por ariadna delgado