¿Cuáles son los beneficios de los lípidos?

Los lípidos o grasas juegan un papel esencial en el mantenimiento de tu salud en general. Son tan importantes que el Institute of Medicine recomienda que los adultos consuman de 20 a 35 por ciento de sus calorías diarias de la grasa. Para una dieta de 2.000 calorías esto significa consumir entre 44 y 78 gramos de grasa por día. Cumplir, pero no superar, estas directrices te asegurará que estés recibiendo suficientes lípidos para ayudar a mantener a tu cuerpo funcionando al máximo.

Funciones en tu cuerpo

Aunque pocas personas desean tener exceso de grasa corporal, tu cuerpo necesita algunas grasas para mantener tu salud y los sistemas del cuerpo. Las grasas que se almacenan en tu cuerpo sirven como una reserva de energía para alimentar tus funciones esenciales del cuerpo, como los latidos del corazón y la respiración, cuando pasas un periodo largo de tiempo sin comer. También desempeñan un papel en la formación de las membranas celulares. Los depósitos de grasa en el cuerpo pueden soportar y proteger los órganos vitales, incluyendo el corazón, los riñones, el hígado y el bazo. Los lípidos también proporcionan aislamiento para evitar grandes fluctuaciones de temperatura.

Proporcionan energía

Los lípidos proporcionan una forma más densa de la energía o calorías que los carbohidratos o las proteínas. Un gramo de grasa proporciona 9 calorías, mientras que un gramo de carbohidratos o proteínas sólo proporciona 4 calorías. Por esta razón, las grasas son capaces de ayudarte a sentirte lleno con un pequeño volumen de alimentos y pueden ser útiles cuando la comida es escasa. Si estás bajo de peso o tienes muy poco apetito, también pueden ser útiles para proporcionarte la energía que necesitas. Sin embargo, si consumes más grasas de las que tu cuerpo puede utilizar como energía en un día, el resto se almacena en las células de grasa en tu cuerpo para su uso posterior.

Absorción de vitaminas

Además de sus otras funciones, la grasa ayuda en la absorción y el almacenamiento de ciertas vitaminas esenciales. Las vitaminas solubles en grasa A, D, E y K dependen de los lípidos para su absorción, transporte y almacenamiento en tu cuerpo. No pueden ser absorbidas o excretadas en el líquido de la misma manera que las vitaminas solubles en agua. Si consumes más de las vitaminas solubles en grasa de las que tu cuerpo necesita a la vez, se almacenan con los lípidos en el hígado y en los tejidos para su uso posterior. Obtener suficientes de las vitaminas solubles en grasa ayuda a mantener tu visión, la salud reproductiva, el sistema inmunológico, la densidad ósea, la salud del corazón y la coagulación de la sangre, según el sitio web del Colorado State University Extension.

Ácidos grasos esenciales

Ciertos tipos de lípidos son considerados ácidos grasos esenciales ya que el cuerpo no es capaz de fabricarlos y deben provenir de tu dieta. Los ácidos grasos omega-3 son un tipo de grasa esencial que se encuentra en los pescados grasos, como el atún, el salmón y el mero y en algunos frutos secos. Estos lípidos son esenciales para el mantenimiento de la función cerebral y pueden reducir la inflamación en tu cuerpo. Satisfacer tus necesidades de ácidos grasos esenciales puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, cáncer y artritis, señala el sitio web de University of Maryland Medical Center.

Más galerías de fotos



Escrito por erica kannall | Traducido por gabriela nungaray