¿Cuáles son los analgésicos más fuertes?

El dolor es la razón principal por la que la gente busca atención médica, y los analgésicos son el fundamento para el tratamiento del dolor en muchos casos. Con muchas opciones en las que elegir, los médicos profesionales deben considerar qué analgésicos son los más apropiados para la condición del paciente. Las dos grandes clasificaciones en las medicaciones para el dolor son los no-opioides y los opioides, siendo más fuertes los opioides.

Escala del dolor de la WHO

Inicialmente desarrollado por la World Health Organization, o WHO, para el tratamiento del dolor de cáncer, la escala del dolor de la WHO ha sido adaptada para su uso en todos los tipos de tratamientos del dolor. La herramienta es utilizada para combinar la fuerza del aliviador del dolor con la severidad del mismo. Para un dolor suave, empieza con no-opioides, incluyendo aspirinas, acetaminofenos (Tylenol) y medicaciones antiinflamatorias no esterilizadas, como el ibuprofeno (Motrin, Advil) y el naproxeno (Naprosyn,Anaprox,Aleve). Moderar un dolor severo puede requerir la adición de opioides más débiles o más fuertes.

Tipos de opioides

Los opioides vienen naturalmente del opio de la amapola o son sintéticamente creados para parecerse y actuar como el opio. Los opioides alivian el dolor bloqueando sus señales en el área del cerebro que controla esta emoción. Ya que pueden causar euforia y tener el potencial para ser un hábito, los opioides requieren preescripción. La dependencia física ocurre cuando el cuerpo se acostumbra a tener esta droga y experimenta la retirada de los síntomas cuando es súbitamente frenado.

Opioides débiles

Los opioides débiles son utilizados para tratar desde un dolor suave hasta uno moderado. La codeína y el tramadol (Ultram,Ultracet) son opioides débiles y son más o menos el doble de potentes que los no opioides. Funcionan bien para dolores en los músculos y las articulaciones, como los esguinces o la óseoartritis, así como el dolor interno de los órganos, que pueden ser leves, irritados y difusos.

Opioides fuertes

Los opioides fuertes son utilizados para el dolor severo asociado con los traumatismos, la cirugía mayor y el cáncer. La morfina (el opioide más común) es uno de los opioides más antiguos, fuertes y versátiles. Puede ser dado de forma oral, bajo la lengua, intravenosa, por inyección o incluso rectalmente. La morfina intravenosa suele ser usada para tratar dolores agudos asociados con ataques de corazón. Las preparaciones de acción rápida orales ayudan a aliviar el dolor de cáncer avanzado en como mínimo 15 minutos. Las preparaciones de acción lenta, como la Contina MS y la Duramorfina, ayudan a proporcionar alivio continuo para el dolor severo del cáncer y otras condiciones serias.

Opioides fuertes sintéticos

Los opioides fuertes sintéticos incluyen la hidromorfina (Dilaudid) y el fentanil (Duragesico). La hidromorfina puede ser dada oralmente o por inyección para un alivio rápido en dolores agudos. El fentanyl es dado como un parche para un alivio del dolor alargado. En los años recientes, la metadona (Dolophine,Methadose) ha sido utilizada más a menudo para el tratamiento de dolores crónicos ya que la gente no requiere de dosis incrementadas con el paso del tiempo ya que suelen hacerlo con otros opioides más fuertes.

Opioides mezclados

Los opioides fuertes en dosis bajas son comúnmente combinados con no opioides, como la acetaminofina, el ibuprofeno o la aspirina, para tratar el dolor moderado. La hidrocodona y la oxicodona son ejemplos de estos opioides mixtos. La hidrocodona es el opioide más comúnmente prescrito para el dolor de corta duración asociado con lesiones, problemas dentales y procedimientos quirúrgicos menores.

Más galerías de fotos



Escrito por chris mcdaniel | Traducido por susana lópez millot