¿Cuáles son los 3 tipos de carbohidratos?

Los hidratos de carbono a menudo se agrupan en dos categorías extremas: buenos y malos. Sin embargo, los carbohidratos por sí solos no son malos. Todo el mundo los necesita porque los carbohidratos son la principal fuente de energía del cuerpo. Los tres tipos de hidratos de carbono, el azúcar, el almidón y la fibra, todos tienen un lugar en tu dieta. Incluso el azúcar es un buen carbohidrato, siempre y cuando el tipo de comida de la que lo obtienes sea saludable.

Fundamentos de los carbohidratos


Distintos tipos de azúcares.

Los tres carbohidratos, azúcar, almidón y fibra, están hechos de moléculas de azúcar. Sin embargo, el azúcar también se refiere a un tipo de carbohidrato. Los azúcares o hidratos de carbono simples, contienen sólo una o dos moléculas de azúcar. La carbohidratos complejos, almidón y fibra, constan de muchas moléculas de azúcar. De hecho, pueden contener miles de moléculas de azúcar conectadas para formar formas espirales y ramificadas, señala el sitio web de Oregon State University. Cuando se digieren los azúcares y almidones, las enzimas los descomponen hasta que sólo quede una sola molécula de azúcar o monosacárido. Los monosacáridos son la única forma de azúcar que puede entrar en el torrente sanguíneo y, posteriormente, en las células, lo que los convierten en energía.

Azúcar para la energía


Las naranjas y otras frutas contienen azúcar natural.

Algunos de los azúcares más familiares incluyen glucosa, fructosa, sacarosa y lactosa. La glucosa es más conocida como azúcar en la sangre, pero como la fructosa y la sacarosa también es un azúcar natural que se encuentra en frutas y verduras. La lactosa es el azúcar natural de la leche. Los azúcares tienen un acceso rápido al torrente sanguíneo, ya que tienen pocas moléculas de azúcar para digerir. Al obtener azúcar natural de los alimentos enteros, ganas el alza de la energía, junto con nutrientes vitales. Los azúcares agregados, por el contrario, contribuyen calorías para obtener energía, pero no tienen otras cualidades que los rediman. Ellos carecen de nutrientes, causan picos poco saludables de azúcar en sangre y promueven el aumento de peso, toma nota la American Heart Association.

Tipos de almidones


Come alimentos ricos en almidón que son ricos en vitaminas y minerales.

Los diferentes tipos de almidones son digeridos a diferentes velocidades. Algunos se digieren lentamente, dándote energía a largo plazo y ayudan a que te sientas lleno. Otros almidones se digieren rápidamente y pueden crear un pico de azúcar en sangre. El tercer tipo, llamado almidón resistente, no se digiere, sino que está fermentado en el intestino grueso. Muchos alimentos con almidón contienen los tres tipos de hidratos de carbono y no son fácilmente etiquetados como fuentes de una específica, de acuerdo con un artículo en la edición de marzo de 2011 de "Nutrients". Los alimentos con almidón, como los guisantes, maíz, fríjoles, pasta, arroz, papas y granos, proporcionan vitaminas y minerales esenciales. Los guisantes y las habas son también una buena fuente de proteína y fibra. Evita los granos refinados y elige granos enteros, ya que sólo los granos integrales conservan toda la fibra beneficiosa.

La fibra y sus beneficios para la salud


Pan integral.

Cuando consumes fibra, la mayor parte pasa por el tracto digestivo sin ser digerida, pero algunos tipos se fermentan en el intestino grueso. Los alimentos ricos en fibra, como fríjoles, frutas, verduras y granos integrales, contienen diferentes proporciones de los dos tipos de fibra: soluble e insoluble. La fibra soluble mantiene el nivel de azúcar en la sangre estable al disminuir la absorción de carbohidratos en tu sistema. También interfiere con la absorción de grasas en la dieta y el colesterol, lo cual puede ayudar a reducir tu nivel de colesterol en la sangre. La fibra insoluble previene el estreñimiento al mantener los desechos digestivos en movimiento a través de tus intestinos. Las mujeres deben consumir 25 gramos de fibra al día, mientras que los hombres necesitan 38 gramos cada día, según el Institute of Medicine.

Más galerías de fotos



Escrito por sandi busch | Traducido por florencia melloni