¿Cuáles ejercicios en trampolín reducen el estómago?

El ejercicio de saltar en un trampolín, también conocido como "rebote", proporciona muchos beneficios a la salud. No solo es una manera divertida de ejercitarse, también es amable con tus articulaciones, quema mucha grasa y calorías, mejora el equilibrio y la coordinación, tonifica y fortalece tus piernas, caderas, abdominales y trasero. De acuerdo con la NASA, el rebote es la forma de ejercicio más efectiva creada por el hombre.

Trote y salto

Correr o trotar en superficies duras puede resultar muy difícil y doloroso para los pies, tobillos, rodillas y otros músculos, articulaciones y huesos. Intenta el mismo ejercicio en un trampolín o mini-rebotador y no solo experimentarás un incremento en la fuerza de gravedad, sino que trabajar en contra de ella te ayudará a fortalecer tus sistema musculoesquelético y también te ahorrarás dolor e incomodidad. Comienza trotando lentamente en el medio del trampolín o rebotador. Una vez que te acostumbres al mismo y tengas mayor confianza, incrementa tu velocidad y eleva tus rodillas tanto como puedas hasta que sientas la fuerza en tus piernas y tu estómago.

Salta y baila

Cuando saltas en un trampolín, existe un momento en cada salto en que te detienes en el aire sin moverte por algunos segundos. En lugar de quedarte inmóvil mientras estás en el aire, incorpora algunos movimientos de baile. Levanta tus dos rodillas hasta tu pecho, gira y da la vuelta, da patadas con tus piernas al frente o a los lados. Mira cuántas veces puedes girar mientras estás en el aire. Conforme tus habilidades se incrementen, incorpora giros y saltos mortales. Cada uno de esos elementos convierten al simple rebote en una actividad más extenuante, además ayuda a reducir la grasa alrededor del estómago.

Rebota de lado a lado

Quema todavía más calorías y fortalece tus músculos abdominales y tus piernas haciendo variaciones en el rebote, en vez de arriba hacia abajo, salta de un lado a otro. Comienza en el centro del trampolín o mini-rebotador y salta desde la derecha y la izquierda al centro. Si tienes un trampolín grande, incrementa la distancia conforme vayan mejorando tus habilidades físicas. Esto te ayudará a mejorar todavía más tus rutinas, así como que te ayudará a trabajar mejor tus músculos.

Salto de cuerda

Saltar la cuerda es de por sí un entrenamiento de cuerpo completo que sirve muy bien para quemar la grasa, aunque puede resultar muy pesado para los pies y las rodillas cuando se realiza en tierra firme. Incorpora el salto de cuerda cuando estés en el trampolín para tener los mismos efectos de cuerpo completo pero sin el dolor. Si tu trampolín o mini-rebotador está dentro de la casa, intenta el salto de cuerda. Coloca tus brazos y manos a tus costados y rótalos como si estuvieras sosteniendo la cuerda de saltar. Con el tiempo, verás como tu estómago reduce su tamaño.

Más galerías de fotos



Escrito por susan diranian | Traducido por reyes valdes