¿Cuáles ejercicios son malos durante el embarazo?

Incluso si eres adicta a la televisión, realizar un poco de ejercicio durante el embarazo puede ayudarte a mantener un peso saludable y prepararte para los desafíos físicos de dar a luz. Muchos de los ejercicios, como nadar y caminar, son seguros, incluso para las novatas de fitness. Pero ya seas fanática del ejercicio hace mucho tiempo o recién estés comenzando, hay algunos ejercicios que pueden ser peligrosos cuando estás embarazada.

Identificación

Todas las mujeres embarazadas deben evitar el esquí alpino, los deportes de contacto -como el fútbol y el baloncesto- el buceo y actividades con un alto riesgo de caídas o lesiones, como la gimnasia, montar a caballo o el esquí acuático, de acuerdo con el American Congress of Obstetricians and Gynecologists. La mayoría de las mujeres embarazadas deben evitar los deportes de raqueta como tenis, bádminton y racquetball. En general, las mujeres embarazadas deben evitar cualquier actividad física extenuante que no estén acostumbradas a realizar.

Tipos

Hay algunos tipos de ejercicio que se consideran seguros para las madres embarazadas, de acuerdo con KidsHealth.org, una fuente de información en línea para la crianza de los hijos y la salud mantenida por la Nemours Foundation. Después de tu primer trimestre, debes evitar cualquier tipo de ejercicio que requiera que te recuestes sobre tu espalda, incluyendo algunas posiciones de yoga y Pilates. Debes evitar el ejercicio que requiera rebotar o saltar, ejercicios que impliquen cambios bruscos de movimiento y ejercicios o deportes de contacto que representen un riesgo de lesión abdominal. También deberías evitar los ejercicios que requieran equilibrio después de tu segundo trimestre.

Significado

Algunos ejercicios son peligrosos para las mujeres embarazadas debido a los cambios físicos del embarazo. A medida que los ligamentos que soportan las articulaciones se aflojan para permitir que tu cuerpo dé a luz, es más fácil que te lastimes realizando movimientos bruscos o repentinos. A medida que tu vientre crece, tu centro de gravedad se desplaza, haciendo más difícil que puedas mantener tu equilibrio y aumenta el riesgo de caídas y accidentes. El aumento del flujo sanguíneo significa que puedes cansarte más rápidamente, haciendo que los ejercicios intensos sean potencialmente problemáticos.

Consideraciones

Algunos ejercicios son malos durante el embarazo sólo si eres nueva en el deporte. Por ejemplo, si nunca has sido una corredora, tu obstetra probablemente te recomendará que camines durante el embarazo. Pero si eras una corredora regular antes de quedar embarazada, tu médico probablemente estará de acuerdo con que continúes haciéndolo durante el embarazo, explica el American Congress of Obstetricians and Gynecologists.

Advertencia

Cualquiera que sea el ejercicio que estés haciendo, ten cuidado con las señales de advertencia como el sangrado vaginal, los calambres severos, la dificultad para respirar, los mareos o aturdimiento, el dolor de pecho, la debilidad muscular, la hinchazón o el dolor en las pantorrillas, la disminución de los movimientos fetales o pérdida vaginal. Si experimentas estos síntomas durante el embarazo, el American College of Gynecologists recomienda que llames a tu proveedor de atención de salud y busques atención médica de inmediato.

Más galerías de fotos



Escrito por holly l. roberts | Traducido por eliana belen doria