¿Cuáles ejercicios queman la grasa de la espalda?

Los ejercicios de entrenamiento para ganar fuerza pueden ayudar a transformar los abultamientos y la grasa de la espalda en músculos. Los esfuerzos se hacen visibles después de que has perdido peso en general y has tonificado tus músculos. Haz por lo menos 150 minutos de cardio a la semana, dos o tres sesiones de entrenamiento para ganar fuerza y ​​sobre todo come granos enteros, proteínas magras, grasas saludables, frutas y verduras para lograr un peso que sea saludable. Consulta a tu médico antes de comenzar un programa de ejercicios.

Remos con banda de resistencia

Las bandas de resistencia fortalecen los bíceps y los músculos dorsales que son los más amplios de tu espalda. La tonificación ayuda a reforzar la flacidez superior de la espalda. Sujeta un extremo de la banda de resistencia con cada mano y coloca los brazos a los lados. Pon los dos pies sobre la banda y ábrelos según el ancho de tus hombros. Dobla las rodillas, deja que las caderas sobresalgan detrás y endereza tu espalda. Inclínate hacia adelante a 45 grados. Mueve las manos debajo de tus hombros y voltea las palmas de manera que queden una frente a la otra. Baja los omóplatos al mismo tiempo. Sube los extremos de la banda a la altura del pecho sin abrir los codos. Haz una pausa, baja la banda y completa de 12 a 20 repeticiones, detente cuando sientas cansancio en los músculos. Amplía tu postura o usa una banda con mayor tensión para aumentar la dificultad.

Remo de una sola pierna con mancuerna

El ejercicio de remo de una sola pierna con mancuerna desafía el bíceps y los músculos dorsales al tiempo que mejora el equilibrio y la coordinación. De pie sostén una pesa en cada mano, con la espalda recta y los pies según el ancho de tus hombros. Endereza la espalda y luego baja de los omóplatos al mismo tiempo. Levanta el pie derecho del suelo e inclina el pecho a 45 grados, manteniendo la espalda recta. Coloca los brazos debajo de los hombros y coloca las palmas frente una de otra. Levanta las pesas al mismo tiempo a la altura del pecho y sin abrir los codos. Baja los brazos y completa de 12 a 20 repeticiones, deteniéndote si te fatigas. Usa una pesa más pesada si puedes terminar 20 repeticiones sin fatigarte. Usa una más ligera, si no puedes terminar 12 repeticiones o te sientes incapaz de mantener la forma correcta.

Superman

Los ejercicios conocidos como superman tonifican la espalda baja, los glúteos y los brazos. Acuéstate boca abajo, extiende los brazos hacia arriba de tu cabeza y acuéstate en el suelo, con las palmas hacia abajo. Levanta la cabeza del suelo y alinea el cuello y hombros. Dobla los brazos y las piernas ligeramente, nunca los endereces completamente durante el ejercicio. Al mismo tiempo levanta brazos y piernas a unas pulgadas del suelo sin mover el torso. Detente cuando tu espalda se arquee ligeramente y sientas la tensión muscular en los brazos y hombros. Mantén la posición durante cinco segundos, luego baja brazos y piernas al suelo. Haz esto de 12 a 20 veces, deteniéndote si sientes fatiga muscular.

Puente con elevación de rodillas

El puente con elevación de rodillas tonifica tu espalda baja, glúteos, caderas, los flexores de la cadera y los muslos internos. Acuéstate boca arriba, dobla las piernas y coloca los pies en el suelo debajo de tus rodillas. Descansa los brazos a los costados y levanta la vista. Aprieta los músculos del estómago y, a continuación, levanta las caderas alineándolas con los hombros, espalda y rodillas. Levanta el pie derecho en el suelo y luego tira de la rodilla derecha hacia el pecho sin dejar caer tus caderas. Baja el pie al suelo, levanta y tira de la rodilla izquierda hacia el pecho. Levanta cada rodilla de 12 a 20 veces, deteniéndote si sientes fatiga en la espalda baja.

Más galerías de fotos



Escrito por judy bruen | Traducido por xochitl gutierrez cervantes