Criterios para la artritis reumatoide por la Universidad Americana de Reumatología

La artritis reumatoide (AR) es la forma de artritis inflamatoria más comúnmente diagnosticada en todo el mundo. Mientras que el dolor y la deformidad son las características más destacadas de la AR, es un trastorno autoinmune que afecta a varios órganos, incluyendo el corazón, la piel, los nervios, los ojos y los pulmones. Al igual que otras enfermedades autoinmunes, la AR se inicia cuando el sistema inmunológico comienza a atacar tus propios tejidos. En 2010, en un esfuerzo por identificar a más personas en una etapa en la que el tratamiento sea más beneficioso, el Universidad Americana de Reumatología (ACR, por sus iniciales en inglés) actualizó sus criterios de clasificación para la AR.

Sistema de puntuación

Los criterios del ACR en 2010 para la clasificación de la AR se agrupan en 4 categorías. Después de una evaluación médica, se asigna una puntuación a cada una de estas categorías, que incluyen un recuento de articulaciones sensibles e hinchadas, los análisis de sangre para detectar la inflamación activa, la medición de los anticuerpos específicos de la AR y la duración de los síntomas. Aquellos cuyas puntuaciones totales dan 6 o más se clasifican como AR. Si tu médico te ordena radiografías que muestran el daño articular típico causado por la AR, es posible que se diagnostique la AR, independientemente de tu puntaje ACR.

Participación conjunta

La AR es una poliartritis simétrica, lo que significa que afecta a múltiples articulaciones y tiende a involucrar a las mismas articulaciones a ambos lados de tu cuerpo. La AR afecta más comúnmente a las articulaciones pequeñas, como las muñecas, nudillos y dedos, aunque otras articulaciones son frecuentemente afectadas. Por lo tanto, si sólo tienes una sola articulación grande que está sensible y se inflama, es poco probable que tengas AR, y se te asigna una puntuación de 0 para la categoría de participación conjunta. Por el contrario, si tienes más de 10 articulaciones afectadas, tu calificación sería 5. Los puntajes intermedios se asignan para el recuento de articulaciones inflamadas entre 1 y 10.

Los niveles de anticuerpos

La AR es provocada por la destrucción autoinmune de las articulaciones y los tejidos blandos. Tu sistema inmune produce anticuerpos que se dirigen a estos tejidos, a pesar de que no representan una amenaza. En las personas con AR normalmente se detectan dos anticuerpos específicos (el factor reumatoide y los anticuerpos de péptidos citrulinados anti-cíclicos). Si ninguno de estos anticuerpos se detecta en la sangre, tu calificación para la categoría de la serología es 0. Si tienes bajos niveles de cada anticuerpo, se te asigna una puntuación de 2, mientras que los altos niveles de anticuerpos RF o ACP te dan una puntuación de 3.

Inflamación activa

La inflamación es una respuesta inmune a la infección o daño tisular. Cuando estalla la inflamación en el cuerpo, el sistema inmune produce sustancias que se pueden medir con exámenes de sangre específicos. La proteína C reactiva y la velocidad de sedimentación globular son indicadores inespecíficos de la inflamación, lo que significa que se levantan en cualquier condición inflamatoria. Si ambos indicadores son normales, tu puntuación de reactores de fase aguda es 0. Si bien el PCR o VSG está elevada, tu puntuación de esta categoría es 1.

Duración de los síntomas

La AR es una enfermedad crónica. Una serie de condiciones (infecciones, por ejemplo) puede provocar dolor transitorio en las articulaciones y otros síntomas similares a la AR, pero la mayoría de estas enfermedades mejoran en pocas semanas. Si tu dolor en las articulaciones, rigidez matutina, fatiga y fiebre, todos los síntomas de la AR, han estado presentes por menos de 6 semanas, eres menos propenso a tener artritis reumatoide y la puntuación por la duración de los síntomas es la categoría 0. Para los síntomas que han durado más de 6 semanas, se te asigna una puntuación de 1.

Consideraciones

Los criterios del ACR para la clasificación de la AR no están diseñados específicamente para diagnosticar la AR. Más bien, se adaptan a identificar el mayor número posible de personas que podrían padecer esta enfermedad. Esto te da la oportunidad de comenzar el tratamiento antes, cuando tiene mayor impacto en la prevención de deformidades articulares, afectación de órganos y la discapacidad a largo plazo. Si tienes una puntuación del ACR superior a 6, tu médico te puede derivar con un reumatólogo, quien en última instancia, diagnostica tu enfermedad y explorara tus opciones para el tratamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por vanina frickel