Crisis de células falciformes y fiebre

La fiebre es un elemento importante del sistema inmunológico del cuerpo. Señala la presencia de una infección o el desarrollo de condiciones inflamatorias. Las fiebres son particularmente importantes para los pacientes con enfermedades crónicas, como la enfermedad de células falciformes. Una persona con enfermedad de células falciformes que tiene fiebre necesita pronta atención médica, evaluación y tratamiento.

Acerca de la enfermedad de células falciformes

La enfermedad de células falciformes es una condición que resulta en glóbulos rojos de forma anormal. Los glóbulos rojos son las células de la sangre que ayudan a transportar oxígeno a todos los tejidos y órganos del cuerpo. Una proteína llamada hemoglobina es responsable de llevar el oxígeno dentro de las células rojas de la sangre. Las personas con enfermedad de células falciformes tienen una molécula de hemoglobina anormal, lo que se traduce en glóbulos rojos de forma anormal que se ven como hoces, dando a la enfermedad su nombre. Debido a esto, las células rojas de la sangre en las personas con enfermedad de células falciformes no llevan oxígeno a todo el torrente sanguíneo de manera eficiente.

Fiebre en personas con enfermedad de células falciformes

La principal causa de fiebre en pacientes con enfermedad de células falciformes es la infección. Esto es particularmente preocupante porque la condición puede hacerlos más susceptibles a ciertas infecciones, en particular a las bacterias que pueden causar neumonía, meningitis e infecciones óseas. Otra causa de fiebre en personas con enfermedad de células falciformes es el síndrome torácico agudo, que, según un artículo de junio de 2000 en "The New England Journal of Medicine", es la principal causa de muerte en los pacientes con esta condición. El síndrome torácico agudo es una afección grave en la cual los pulmones se ven privados de oxígeno, con frecuencia debido a una infección. La fiebre también es un signo de crisis de células falciformes.

Los síntomas de la crisis falciforme

El principal síntoma de una crisis de células falciformes es el dolor. Se produce cuando las células falciformes se agrupan en los pequeños vasos sanguíneos, reduciendo el flujo de sangre adecuado. De acuerdo con MayoClinic.com, estos episodios de dolor pueden durar desde horas hasta semanas, y pueden causar dolor en los huesos, abdominales y el pecho. También pueden causar hinchazón del abdomen, las manos y los pies. En la crisis de células falciformes, la fiebre puede estar presente incluso sin una fuente obvia de infección.

Qué hacer si tienes fiebre

Cualquier paciente con enfermedad de células falciformes y fiebre necesita atención médica inmediata. La principal respuesta inicial es estabilizar al paciente a través de la evaluación de que la vía aérea esté abierta, la respiración sea estable, y haya flujo de sangre adecuado a los órganos, tales como el cerebro, los pulmones y los riñones. La fiebre puede ser un signo de sepsis, una infección bacteriana abrumadora que puede disminuir el flujo sanguíneo a los órganos. Los líquidos intravenosos, el oxígeno y los antibióticos que cubren un amplio espectro de bacterias son tratamientos iniciales importantes para los pacientes con enfermedad de células falciformes con fiebre, hasta que la fuente de la fiebre se pueda encontrar.

Más galerías de fotos



Escrito por ruben j. nazario | Traducido por eva ortiz