Cómo criar niños con una mentalidad de misioneros

Si tu práctica religiosa te trae alegría y paz, compartirla con los demás se convierte en una extensión obvia de tu adoración. Alentar a tus hijos a tener una mentalidad de misioneros es un proceso gradual, a partir de un sin número de oportunidades de aprendizaje en el hogar. Más que nada, el ejemplo es el mejor maestro. Si te gusta compartir el evangelio, tus hijos tienden a seguir tu ejemplo.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Muñecos y figuras en paneles

Instrucciones

  1. Haz de la oración una práctica diaria en tu hogar. A medida que los niños aprendan a confiar en el Señor para obtener respuestas a sus preguntas diarias, desarrollarán un deseo de compartir sus experiencias con otros.

  2. Estudia el evangelio en tu casa desde que tus hijos son pequeños. Usa títeres, figuras en paneles y de rol para hacer atractivas historias bíblicas. Para que los niños se conviertan en misioneros eficaces, deben tener un profundo conocimiento de las Escrituras y de los principios básicos del Evangelio.

  3. Habla del servicio misionero con tus hijos, comenzando cuando sean jóvenes. Invita a los misioneros activos a cenar para que tus hijos puedan verlos en sus roles. Mira videos o lee libros sobre los misioneros. Invita a tus amigos a la casa con frecuencia. Comparte tus sentimientos sobre del evangelio cuando sea apropiado.

  4. Completa proyectos de servicio como una familia. El servicio misional incluye por lo general proyectos humanitarios, además de compartir el evangelio. Ayuda con proyectos de servicio organizados, como colectas de alimentos o de ropa. Haz un viaje de misión como familia, por ejemplo, a una zona cercana que se esté reconstruyendo después de un desastre natural, para servir a los necesitados. También busca oportunidades de servicios informales. Quita la nieve de la entrada de un vecino, comparte verduras de tu jardín, o llévale una comida a un amigo enfermo. Cuando los niños experimentan la alegría que viene de servir, son más propensos a desarrollar una mentalidad misionera.

  5. Enséñales a tus niños buenas habilidades sociales a través de modelos de conducta y de la experiencia directa. Para ser misioneros eficaces, deben aprender a comunicarse de manera efectiva y tener en cuenta las perspectivas de los demás. Ayúdales a darse cuenta de que un enfoque dogmático aleja a otros, mientras que la bondad y la empatía pueden abrir puertas.

Más galerías de fotos



Escrito por julie christensen | Traducido por katherine bastidas