Cómo criar a un niño en una casa bautista y católica

Criar a un niño en una casa que practica la doctrina católica y bautista puede ser un desafío. Encontrar maneras de comprometerse y enfocarse en las similitudes entre ambas doctrinas ayudará a evitar la confusión, especialmente en los más pequeños. Los padres deben trabajar juntos para desarrollar un plan de acción para enseñarle a los niños a respetar ambas escuelas de pensamiento. Implementar un plan --uno respetuoso hacia ambas doctrinas-- ayudará también a que los niños decidan cuál desean seguir en su vida adulta.

Diferencias doctrinales

Todas las denominaciones cristianas tienen sus raíces en el catolicismo romano, por lo que hay muchas partes en las doctrinas bautista y católica en las que las familias pueden llegar a un acuerdo. Cada iglesia tiene un enfoque diferente para la adoración, los sacramentos y celebraciones en el calendario de la iglesia, pero lo esencial de la fe puede unir a las familias en lugar de apartarlas. Guardar las discusiones doctrinales para los niños mayores, y responde a las preguntas en vez de dejar toda la instrucción religiosa a tu sacerdote o pastor. Si hay preguntas acerca de la doctrina que no puedes responder, haz que tu hijo sepa que la mamá y el papá buscarán la respuestas juntos. Mostrando respeto por las doctrinas de los demás ayudarás a tu hijo a sentirse cómodo mientras experimenta y aprende de cada experiencia religiosa.

Resalta las similitudes

Tanto los bautistas como los católicos comparten fiestas religiosas como la Navidad y la Pascua. Considera alternar la asistencia durante los servicios de vacaciones que estén compartidos por ambos grupos. Practica otras tradiciones en tu casa, como las celebraciones de Adviento, los servicios del Miércoles de Ceniza y las devociones cuaresmales que son exclusivos de la tradición católica, pero no se pueden seguir en la iglesia bautista.

Instrucción religiosa

Cuando se trata de la enseñanza de la religión formal y la participación en los sacramentos, los padres deben decidir juntos la mejor manera de manejar estas ocasiones. Los católicos bautizan a los niños al nacer, mientras que los bautistas bautizan a los niños cuando llegan a una fe personal. Los niños católicos participan en la Primera Comunión y la Confirmación cuando son mayores. Las familias con familias interreligiosas pueden beneficiarse hablando con un sacerdote o pastor sobre la mejor manera de planificar y llevar a cabo estas celebraciones de una forma que respete ambas tradiciones.

Familia extendida

Uno de los obstáculos más difíciles de superar en un hogar interreligioso es lidiar con los familiares de ambas creencias. Las preferencias religiosas de la familia son profundas, y muchas familias han tenido una afiliación con un grupo determinado por un número de generaciones. Apegarse juntos como pareja y hacer lo que crean que es mejor para la situación particular de tu hijo es el mejor enfoque. Continúa mostrando respeto y participa en cada tradición con tus hijos todo el tiempo que puedas. Cuando llegue el momento de tomar una decisión final, explica tu elección a tus familiares de una manera amable pero firme dejando en claro que esperas su apoyo y comprensión.

Más galerías de fotos



Escrito por patti richards | Traducido por elizabeth funes