Cómo criar a una niña emocionalmente saludable como una madre soltera

Con todo el énfasis sobre la imagen del cuerpo en el mundo, criar a una chica emocionalmente saludable puede ser un desafío. Esto es especialmente cierto para las madres solteras. Las madres solteras de las chicas tienen que ser los dos padres la mayor parte del tiempo, y a menos que seas la Mujer Maravilla (Wonder Woman), muchos días serán difíciles. Dado que volar y esquivar las balas con muñequeras de oro no es una opción, la búsqueda de maneras de ayudar a tu hija a convertirse en todo lo que puede ser sin un padre con cierta frecuencia es la mejor manera en que puedes prepararla para la vida adulta.

Fuertes modelos femeninos

Una de las mejores maneras de promover la salud emocional de las niñas de las madres solteras es rodear a tu hija con modelos femeninos fuertes. Las maestras, instructoras religiosas, tus amigas adultas y mentores son personas que pueden influir positivamente en la vida de tu hija. Si no tienes un gran círculo de amigas o familiares para desempeñar este papel, ten en cuenta a los grupos como Big Sisters, las Girls Scouts u otros grupos de construcción de relaciones para tu hija. Una conexión con los adultos jóvenes y las mujeres mayores que han sido criadas por madres solteras y son fuertes y exitosas pueden ayudar a tu hija a ver que no está sola.

Relación con el papá

Asegurar que tu hija mantenga una relación sana y regular con su padre biológico es también una parte importante de criar una niña emocionalmente saludable. Puede que estés pensando que en tu caso esto podría ser similar a derribar la Gran Muralla de China, con un palillo de dientes, pero tratar de mantener las cosas civiles con tu ex le ayudará a tu hija a sentirse bien sobre el deseo de pasar tiempo con él. Si el padre de tu hija no está en escena, asegúrate de que tenga alguna influencia masculina en su vida ya sea por los abuelos, líderes juveniles, entrenadores u otros hombres que sean parte de tu vida y que sean de confianza.

Apartar tiempo para el cuidado

Uno de los mayores retos para las madres solteras está en modelar el tipo adecuado de comportamiento en presencia de sus hijas. Esto incluye tomar tiempo para relajarse, divertirse y cuidar de las necesidades personales. Si la única interacción entre tú y tu hija tiene es cuando llegas a casa luego del trabajo, llegas agotada y buscas una lista aún más grande de cosas que hacer, es muy probable que hayan conflictos. Tu hija puede sentirse responsable de la situación y tratar de hacer las cosas mejor, trabajando muy duro en la casa y perdiendo la oportunidad de ser una niña. Puede que también esté resentida contigo por no pasar suficiente tiempo con ella o porque siempre tienes demasiadas cosas que hacer. Enseñarle a tu hija cómo relajarse y rejuvenecer incluso cuando todavía hay trabajo por hacer es una lección de vida saludable en cualquier situación, pero más aún para una madre soltera. Vayan por una pedicura juntas, pónganse sus pijamas y tengan una noche de cine, o den un paseo juntos cuando llegues a la casa para mostrarle cómo descomprimirse al final de un largo día.

Líneas de comunicación

Una comunicación regular y de calidad con tu hija es otra cosa "indispensable", cuando se trata de criar a una niña emocionalmente saludable. Esto puede ser una lucha cuando todo lo que quieres hacer al final del día es descansar en lugar de escuchar la charla de una niña de casi 13 años de edad. Pero las chicas son seres relacionales y anhelan la comunicación. Como madre soltera, puedes tener la tentación de ocultar tus sentimientos de manera que tu hija nunca se sienta insegura. Pero aprender a comunicarte con ella al escuchar sus esperanzas y sueños y estar dispuesta a compartir lo que sientes le enseñará la importancia de ser abierta y de no llevar demasiado por dentro. Basa tus conversaciones sobre lo que es apropiado para su edad, pero enséñale la importancia de la comunicación modelando ese comportamiento tú misma.

Más galerías de fotos



Escrito por patti richards | Traducido por enrique pereira vivas