Cómo criar un hijo adaptable y flexible

A nadie le gusta tratar con un niño quisquilloso, un alumno de jardín de infantes obstinado o un adolescente que se rehúsa a estar de acuerdo con nada de lo que se dice. A pesar de que todos los niños tienen momentos de obstinación e inflexibilidad, la mayor parte del tiempo un niño sano podrá lidiar con situaciones de cambio sin hacer sentir mal a los demás. Si necesitas ayuda para asegurarte de que tu hijo sea adaptable y flexible, ten en cuenta algunas situaciones hipotéticas básicas.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Dale a tu hijo la oportunidad de tomar pequeñas decisiones a lo largo del día. Si le dejas decidir qué piyama usar o qué tipo de sandwich comer, esto puede ayudarlo a sentirse más en control en general y a adaptarse mejor a situaciones en las que no pueda tomar todas las decisiones. Robert Brooks y Sam Goldstein, psicólogos de niños y autores de "Raising Resilient Children", señalan que dejarles a los niños tomar sus propias decisiones y resolver algunos problemas que puedan surgir, hará que sean más fuertes.

  2. Alexandra Delis-Abrams, psicóloga de ABC Feelings, recomienda que le hables a tu hijo de sus sentimientos. Consigue libros que traten diferentes tipos de sentimientos, y luego pídele a tu hijo que describa cómo se siente cuando surgen situaciones serias. Cuando los niños son conscientes de sus sentimientos pueden recuperarse mejor de las malas experiencias porque saben que los buenos y malos sentimientos vienen y van, afirma Delis-Abrams.

  3. Expón a tu hijo a varias experiencias diferentes. Si lo sobreproteges porque tienes miedo de cómo reaccionará, tendrá menos experiencias de donde aprender y poder adaptarse. Llévalo al parque, a la biblioteca, a conciertos de verano, a reuniones de la iglesia o a reuniones de juego con otros niños... Incluso si es por un pequeño rato.

  4. Sé flexible con tu vida social. Tú eres el primer maestro de tu hijo, y si te ve actuando de manera inflexible en situaciones simples, es probable que haga lo mismo. Evita perder los estribos cuando las cosas no salen como tú quieres, y muéstrale formas positivas de lidiar con la adversidad.

  5. Deja que maneje su dormitorio. No seas tan rígido respecto a dónde deben ir los libros en el estante o cómo debe hacer la cama; tu hijo debe poder explorar por su cuenta. Esto no sólo demostrará flexibilidad de tu parte, sino que le dará un sentido de responsabilidad que lo ayudará a hacerle frente a los numerosos desafíos de la vida más adelante.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole vulcan | Traducido por noelia menéndez