Cómo criar a una hija susceptible

Si tu hija se toma la vida muy en serio, se molesta fácilmente con lo que hacen los demás y encuentra las situaciones sociales demasiado estresantes como para lidiar con ellas, puede que tenga una personalidad susceptible. Esto hace que las niñas se sientan tímidas o ansiosas, pero puedes ayudarla a superar estos sentimientos con confianza y comprensión.

Ayúdala a entender

Si tu hija está molesta cuando otros se ríen de ella o le dicen "cosas crueles", intenta ayudarla a no tomarlo como algo personal explicándole que los niños a veces sólo dicen cosas ridículas. Randy Cale de TerrificParenting.com es un psicólogo experto en paternidad y dice que los padres pueden ayudar a sus hijos susceptibles evitando insistir en el tema que los ha molestado. Michael Grose, autor de libros de paternidad, dice que los niños susceptibles se benefician si observan que sus padres no son fáciles de herir. A una niña más grande puedes explicarle que quizá su amiga se portó mal con ella porque se siente algo triste o está muy estresada por los exámenes. También es importante que le hagas saber que la comprendes diciéndole que no te sorprende que se sienta molesta con lo que le dijo otra compañera, pero que trate de recordar que esas palabras no son verdad y que sabe que en la realidad es una niña adorable.

Evita las etiquetas

La susceptibilidad suele hacer parecer a las niñas tímidas, calladas o mimadas. Evita utilizar estas etiquetas y habla con ella sobre cómo se siente sin ponerle un calificativo. La psicóloga Elaine Aron, autora de "The Highly Sensitive Child" (El don de la alta sensibilidad), dice que los niños a los que se les dice que "son muy sensibles" o "demasiado tímidos" terminaran aislándose o sintiéndose avergonzados porque no tienen la capacidad de cambiar. Por ejemplo, si tu hija se siente incómoda en la cafetería, dile que comprendes que le moleste porque es un lugar muy ruidoso. Procura explicarle que a veces todos tenemos que hacer frente a cosas que no nos gustan, pero que hay que ser valientes. Para un adolescente que lidia con situaciones sociales que impliquen ambientes bulliciosos, dile que comprendes por qué lo de la fiesta la pone nerviosa y sugiérele que se acerque a alguna otra chica que también se sienta así.

Dale confianza

Levanta su autoestima remarcando sus cualidades. Si se siente ansiosa para ir a un viaje escolar, recuérdale lo buena que es aprendiendo y rétala a que el día siguiente te cuente cinco cosas que hicieron, o coméntale lo mucho que podría aportar al viaje y sugiérele que ayude a la maestra a lo largo del día. Si una chica más grade que está comenzando a practicar un nuevo deporte que le cuesta trabajo está preocupada porque no sabe qué pensarán de ella los demás, recuérdale que todo el mundo es bueno en cosas diferentes y dile que ella es genial leyendo y cantando, por ejemplo.

Arregla algunos de los problemas

No puedes arreglarlo todo, pero puedes cambiar algunos de los elementos que hacen que tu hija se sienta estresada. Maureen Healy, autora y experta en paternidad, explica en la página PsychologyToday.com que tener citas para jugar con otras niñas es una forma efectiva de ayudar a las niñas susceptibles a hacer amistades y a interactuar con sus compañeros. Podrías sugerirle que tome un libro de la escuela para que juegue (suponiendo que este permitido), si es que no le gusta correr con todos los demás niños. Si se molesta mucho cuando la regañas, puedes encontrar una forma de disciplinarla más gentil como corrigiéndola y explicándole lo que funciona mejor.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa walker | Traducido por karly silva