Cómo criar a un bebé exigente

Si tu bebé está llorando para que lo alces por centésima vez, y echas una ojeada al bebé de tu amiga para ver al angelito jugando alegremente en el suelo con sus juguetes mientras la mamá disfruta de una taza de café, es probable que estés tentada a preguntarte qué hiciste mal. Antes de rendirte y desesperarte, anímate. Lo más probable es que no hayas hecho nada mal, sino que eres madre de un niño con necesidades elevadas. Estos bebés pueden ser demandantes, pero comprender sus necesidades te ayudará a criarlo de la mejor manera posible.

Las características de los bebés con necesidades elevadas

Los bebés demandantes no son sólo más quisquillosos que sus colegas tranquilos. A pesar de que pueden llorar más, también parecen tener más necesidades, y te harán saber cuando esas necesidades no estén satisfechas. El pediatra William Sears de Askdrsears.com usa las palabras intenso, hiperactivo, impredecible e insatisfecho para describir a estos bebés. En general necesitan comer frecuentemente, despertarse frecuentemente y necesitan que se los sostengan más que a otros bebés. Los padres que comprendan que estas características son normales para este tipo de bebés podrán suplir mejor sus necesidades.

Sé flexible

Los bebés con necesidades elevadas a veces no logran tener una rutina. Es probable que sus necesidades parezcan cambiar casi todos los días, por lo que los padres deben aprender a ser flexibles. Intentar que el niño se amolde a una rutina fija lo llevará a ponerse más quisquilloso y a la frustración. En lugar de ello, puedes simplemente aprender las pistas que te dé tu bebé y responder a ellas para suplir sus necesidades lo mejor que puedas.

Conoce los síntomas de un cólico

Los cólicos se caracterizan por los llantos inconsolables temprano en las horas de la noche, que a menudo van acompañados de síntomas de dolor estomacal y gases. Si los cólicos son lo que vuelven a tu bebé demandante, puedes ayudarlo eliminando la leche de su dieta si lo amamantas o cambiando a una leche de fórmula de proteínas hidrolizada. Puede ser útil caminar con el bebé, así como escuchar sonidos relajantes, como el de una aspiradora o el de una máquina, recomienda la American Academy of Pediatrics. Si no, recuerda que los cólicos se aplacan a los tres o cuatro meses, así que no tendrás que enfrentar esto de por vida.

Pide un descanso

Intentar darte cuenta qué necesita tu bebé antes de que esos llantos lleguen a niveles exorbitantes es agotador mental y físicamente. Los padres deben estar dispuestos a pedir un descanso para poder tener algo de tiempo de descanso de su bebé. Ya sea que la mamá y el papá intercambien las responsabilidades por una noche o que la familia contrate a una niñera de confianza por unas horas, ese descanso puede ser lo que los padres necesiten para recobrar sus energías y continuar supliendo las demandas del bebé.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole harms | Traducido por noelia menéndez