Crianza de niños cristianos en un mundo peligroso

Criar hijos es un reto para los padres en todas las generaciones, especialmente para los que tratan de criar niños cristianos en un mundo peligroso. Aunque puede que no haya pecados nuevos bajo el sol como dijo Salomón, hay muchas maneras más para que los proveedores de pecados lleguen a los niños, como la televisión, las computadoras y las aplicaciones de los teléfonos. Como padre, no puedes eliminar estas influencias, ni puedes vigilar a tus hijos las 24 horas del día.

Preparación

Incluso si educas a tus hijos en el hogar o los envías a una escuela cristiana, no puedes evitar la exposición a las cosas negativas del mundo secular. Sin embargo, puedes ayudarle a tus niños a manejar las situaciones que se planteen, preparándolos de antemano. La mejor manera de hacer esto es teniendo una comunicación frecuente y abierta con ellos en la que ningún tema esté prohibido. Anímalos a hacer preguntas sobre el sexo y las drogas. Háblales sobre los peligros que existen. Si tus hijos se sienten lo suficientemente cómodos para acudir a ti por estas cosas, puedes ayudar a prepararlos mejor para que se alejen de situaciones peligrosas.

Los valores bíblicos

Criar a tus hijos con un conocimiento de las enseñanzas de la Biblia sobre la vida cristiana es otra manera de protegerlos en un mundo lleno de constantes tentaciones. Hazles saber desde muy jóvenes que su familia vivirá de acuerdo con los preceptos bíblicos como el perdón, el amor, el respeto por los demás y la sumisión a la autoridad. Reconocer y aceptar tus reglas no significa que tus hijos no fallarán o probarán los límites alguna vez. Esperemos, sin embargo, que tengan presentes tus expectativas a medida que crecen y pasan más tiempo fuera de tu esfera de influencia.

Fe

Demostrar tu fe es muy importante. Puedes hacerlo de muchas maneras. Comienza por unirte a una iglesia local. Ser parte de una comunidad de personas que comparten las creencias cristianas ayuda a toda tu familia. Las familias de la iglesia orarán por ustedes y compartirán sus buenos y malos momentos. También serán mentores de tus hijos y ejemplos de cristianos que pueden seguir. Ora por tus hijos con ellos en casa y lean la Biblia juntos. Deja que tus hijos sepan que Dios los ama y que se preocupa por todos los aspectos de sus vidas.

Vida práctica

Aunque enseñar valores y establecer límites es beneficioso, tus hijos aún necesitan salvaguardias. Si bien no podrán apreciarlo en su momento, tu atención les ayudará a convertirse en adultos con una moral fuerte. Algunas medidas que puedes tomar son comprar software de navegación segura para la computadora del hogar y supervisar con frecuencia la música y las selecciones de televisión de tus hijos. Ser un padre preocupado podría significar tomar algunas decisiones impopulares, pero que tendrán efectos a largo plazo.

Más galerías de fotos



Escrito por karen hollowell | Traducido por rafael ernesto díaz