Cómo hacer crema facial con aceite de coco

Hacerse un tratamiento facial es un verdadero placer, pero no necesitas gastar dinero en un salón de belleza cuando estás con ganas de mimarte. Con unos pocos ingredientes de la cocina puedes hacer una lujosa crema facial que cueste una fracción del precio de un costoso tratamiento en un spa. Lo mejor de todo es que esta crema contiene aceite de coco natural y nada artificial, de manera que no irrita la piel.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Aceite de coco
  • Manteca de karité
  • Frasco de vidrio
  • Cera de abejas
  • Aceite de almendras o aceites similares
  • Aceite de vitamina E
  • Extracto de semilla de pomelo
  • Aceites esenciales (opcional)
  • Olla
  • Cuchara
  • Agua destilada (opcional)

Instrucciones

  1. Echa 2 cucharadas de aceite de coco y 1 cucharada de manteca de karité en un frasco de vidrio limpio.

  2. Pon dos cucharadas de cera de abejas rallada o picada finamente dentro del frasco.

  3. Mezcla 1/4 de taza de aceite de almendras o pepita de uva o jojoba o de oliva extra virgen. Algunos aceites tienen aromas fuertes, escoge el que te guste más.

  4. Añade 1/2 cucharadita de aceite de vitamina E, esto le dará a tu crema antioxidantes adicionales.

  5. Mezcla de 1/2 a 1 cucharadita de extracto de semilla de pomelo. El pomelo ayuda a tener a raya a las bacterias y gérmenes.

  6. Si lo deseas, agrega una gotas de tu aceite esencial favorito para darle fragancia. Lavanda, romero, rosa y cítricos son algunas opciones.

  7. Llena una olla grande con agua y coloca el frasco en el centro. Pon la olla al fuego y lleva el agua a un hervor suave.

  8. Mezcla los ingredientes cuando comiencen a fundirse. Continúa revolviendo hasta que todos estén bien integrados. Añade una pequeña cantidad de agua destilada si la mezcla es demasiado espesa.

  9. Retira el frasco de la olla. Déjalo reposar para que la crema se enfríe y endurezca.

  10. Tapa el frasco y guárdalo en un sitio fresco.

Consejos y advertencias

  • Usa una cuchara, no tus dedos, para retirar la crema del frasco. Esto impedirá la contaminación bacteriana.
  • Si debes añadir agua a la crema, utiliza siempre agua destilada, nunca del grifo. El agua del grifo a menudo contiene impurezas y bacterias.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa king | Traducido por frances criquet