Cómo hacer crema para el cabello

Si estás buscando una forma de mantener tu cabello saludable sin hacer constantes viajes a un salón de peluquería costoso o comprar productos de precio excesivo, prueba hacer tu propia crema para el cabello. Éstas son una buena forma de humectar y aportar nutrientes vitales al tiempo que evitan que el cabello se quiebre. Hacer tu propia crema para el cabello te permitirá evitar el uso de químicos fuertes y reemplazarlo con ingredientes nutritivos naturales que realzan la belleza y la salud de tu cabello. Esta es una receta simple pero efectiva que te permitirá hacer crema para el cabello en casa. Sigue esta receta y tu cabello te lo agradecerá.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • 8 onzas (225 gramos) de mantequilla de cacao cruda en trozos
  • Bol grande limpio
  • 2 onzas (60 cc) de aceite de jojoba
  • 1 onza (30 cc) de aceite de sésamo
  • Cuchara limpia para mezclar
  • 3 a 4 gotas de aceite esencial de romero
  • Frasco de vidrio de 12 onzas (340 cc) con tapa hermética

Instrucciones

  1. Coloca 8 onzas (225 g) de trozos de mantequilla de cacao cruda en un bol grande limpio.

  2. Vierte 2 onzas (60 cc) de aceite de jojoba en el bol.

  3. Agrega 1 onza (30 cc) de aceite de sésamo al bol y usa una cuchara limpia para mezclar muy bien los ingredientes.

  4. Agrega de tres a cuatro gotas de aceite esencial de romero a la mezcla y revuelve hasta que esté bien distribuido.

  5. Vierte la crema para el cabello recién hecha en un frasco de vidrio de 12 onzas (340 cc) limpio y deja reposar por alrededor de una hora para que la crema se solidifique. Pasado ese tiempo, cierra el frasco con una tapa hermética. La crema para el cabello ya está lista para usar.

Consejos y advertencias

  • Si no tienes aceite esencial de romero, puedes usar de lavanda o de jazmín como sustitutos.
  • La exposición a temperaturas extremas puede hacer que esta crema se derrita. Para evitar que esto suceda, guárdala en el refrigerador cuando el clima sea caluroso.

Más galerías de fotos



Escrito por tammi clements | Traducido por maria eugenia gonzalez