Crecimiento de vello en las orejas

El vello de las orejas visible no es muy atractivo y puede ser embarazoso para los hombres y las mujeres. Es un proceso normal asociado con el envejecimiento y es generalmente inofensivo a menos que sea excesivo y afecte la capacidad auditiva. Una serie de tratamientos seguros y eficaces pueden reducir y eliminar este vello no deseado, ya sea de forma temporal o permanentemente.

Datos

De acuerdo con John F. Romano, MD, profesor clínico asociado de Cornell Medical Center, nadie está seguro de qué causa que el pelo en las orejas crezca. Una teoría es que a medida que se envejece, los folículos del pelo en las orejas se vuelven más sensibles a la hormona masculina testosterona, que estimula el crecimiento no deseado. Quienes lo padecen no están solos, sin embargo, de acuerdo a un estudio de 1984 llevado a cabo en Mineola, Nueva York, y reportado en el New England Journal of Medicine, el 74 por ciento de los hombres encuestados tenían pelo en las orejas. Pero no todo son malas noticias: el pelo de las orejas cumple una importante función, protege los oídos de objetos extraños y ruidos fuertes.

Soluciones

Hay soluciones temporales y permanentes para eliminar el vello indeseado de las orejas. Las soluciones temporales son baratas e incluyen el afeitado (con una maquinilla de afeitar o un modelo eléctrico), con un pequeño par de tijeras, depilaciones químicas o con cera. Las soluciones permanentes incluyen la electrólisis, que utiliza sondas calentadas para cauterizar la raíz del pelo, y la terapia con láser.

Costos

La electrólisis puede costar de US$50 a US$100 por hora, en promedio, pero el costo promedio nacional para la eliminación del vello con láser puede llegar a US$500 o más, según los cálculos de la Society of Plastic Surgeons. A fin de que la terapia permanente para el vello sea eficaz, el folículo del pelo tiene que estar en una etapa de crecimiento, pero en un momento dado, aproximadamente el 10 por ciento de los folículos pilosos están descansando y no creciendo y otro 5 por ciento están mudando cabello, según la Yale School of Medicine. Esta es la razón por la que por lo general se requiere más de un tratamiento.

Consejos

El Dr. Romano recomienda hacer el afeitado más fácil colocando espuma pero luego retirarla para que sea más fácil ver lo que estás haciendo. Una máquina de afeitar eléctrica puede ser más fácil de utilizar, o podrías buscar una máquina de afeitar de aseo personal, que es más pequeña en anchura y hace que sea más fácil alcanzar las áreas pequeñas, como el oído. Al usar las tijeras para cortar el pelo, desinféctalas primero para evitar la contaminación de la zona del oído sensible a las bacterias para prevenir una infección. Sea consciente de los productos excepcionalmente baratos, que pueden no funcionar bien o constituir un peligro para la seguridad. El CareFair Beauty Dictionary también sugiere que arregles el vello de tu oído de la mañana (o cuando estés más alerta) en un área bien iluminada y asegúrate de limpiar la zona en primer lugar, a continuación, coloca suavemente el cabello para facilitar el recorte con un hisopo de algodón. El uso de un espejo de aumento ayuda a ver lo que estás haciendo para que evites rasguñar o lesionar el oído.

Precauciones

El Dr. Romano advierte que cuando se utiliza una crema depilatoria, no se debe pegar en el canal auditivo y probar siempre una pequeña cantidad en la piel primero para ver si tienes una reacción. Al usar tijeras, pide ayuda a tu médico o esteticista, si no puedes ver el pelo muy bien, porque un resbalón podría dañar gravemente el tímpano. Si te afeitas, evita cortes en la parte exterior del tejido delicado de la oreja. La cera no es recomendable, en general, si no se utiliza por un profesional, ya que puede gotear en el canal auditivo. La electrólisis y la terapia con láser están contraindicadas para las personas con ciertas condiciones médicas tales como enfermedades del corazón, el embarazo o los que tienen trastornos de la piel o sangrado.

Más galerías de fotos



Escrito por bonnie singleton | Traducido por verónica sánchez fang