Cómo crear una tabla de tareas para un hijo con necesidades especiales

Aunque tu hijo puede tener necesidades especiales, sigue siendo una parte de tu familia y debe contribuir de acuerdo a sus habilidades. Una tabla de tareas es un recordatorio visual para tu hijo de las cosas que necesita hacer. Las listas de tareas domésticas estándar no funcionan para las necesidades de tu hijo, por lo que debes diseñar la tuya propia.

Escogiendo las tareas

Selecciona las tareas que se adapten a las capacidades de tu hijo. Por ejemplo, si tu hijo tiene ADHD, las tareas que elijas deben ser rápidas y específicas, como alimentar al perro o barrer un área específica, en lugar de tareas como el limpiar el cuarto de baño. Un niño invidente puede ser capaz de cargar el lavavajillas, pero no lavar los platos a mano. Un niño con síndrome de Down no tiene las habilidades motoras finas necesarias para doblar la ropa, pero puede aprender a poner la mesa. Los niños más pequeños sólo pueden ser capaces de asumir algunas tareas sencillas que requieren ayuda, mientras que los niños mayores pueden ser capaces de asumir muchas otras tareas.

Diseño

El diseño del tablero de tareas debe tener sentido para tu hijo. Si él no es capaz de leer, por ejemplo, la tabla de tareas debe hacer uso de imágenes que ilustren su tarea. También probablemente quieras agregar una manera en que él pueda demostrar que ha completado la tarea, de forma que él sienta una sensación de logro. Por lo general, la mayoría de las tablas de tareas domésticas presenta una lista de las tareas de las cuales el niño es responsable, junto con espacios para poner una marca de verificación o una etiqueta para indicar que ha terminado.

Agrega los días y las horas

Cumplir con las rutinas es una de las mejores maneras para que los niños hagan sus tareas, de acuerdo con la American Academy of Pediatrics. Considera agregar tiempos específicos para las tareas de las que tu niño va a ser responsable, así el podrá saber cuando necesita hacerlas. Trabajar en el jardín puede ser algo que pongas solamente en la lista de los sábados, mientras que hacer la cama es algo que debe hacer cada mañana después del desayuno.

Sé flexible

A pesar de que sin duda estás tomado el tiempo para crear la tabla de tareas, también tienes que ser lo suficientemente flexible para satisfacer las necesidades de tu hijo. Por ejemplo, a medida que crece, puedes darle más responsabilidades, las cuales pueden ayudarlo a tener éxito de forma independiente en el futuro, de acuerdo con la National Association for Child Development. Alternativamente, puedes haber encontrado que fuiste un poco entusiasta para decidir lo que debe hacer y esto volverá mas ansioso a tu hijo con problemas de ansiedad. En tales circunstancias, puede ser una buena idea reducir la cantidad de tareas que tiene que hacer.

Más galerías de fotos



Escrito por maggie mccormick | Traducido por pattricia patino