Cómo crear músculos en las piernas ejercitándose en la bicicleta

Puede que te sorprendas de averiguar que el ciclismo no incrementa el tamaño de los músculos de tus piernas en proporción con la cantidad de horas que pasas pedaleando y el esfuerzo que realizas. Esto es por la falta de resistencia generada por este ejercicio. Sin embargo, la resistencia de tu peso corporal, la gravedad y variaciones en tu equipo pueden ayudarte a trabajar los músculos superiores e inferiores de tus piernas durante tus rutinas.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Pedalea cuesta arriba para forzarte a usar más músculos de tus piernas y enfrentarte a la fuerza de la gravedad. Justo como cambiar la inclinación en una caminadora te obliga a presionar con más fuerza con tus piernas, así funciona el avanzar cuesta arriba en una bicicleta. Pedalear de esta forma requerirá que presiones tu peso corporal y el de tu bicicleta con tus cuadríceps y tendones, e incluso tus gluteus maximus, si estás pedaleando en posición sentada.

  2. El estar de pie al pedalear agregará más peso a tu ejercicio de pedaleo hacia abajo, resistencia en el paso hacia arriba y a usar diferentes músculos a los que usas cuando estás sentado. El ciclismo usa predominantemente los cuadríceps, tendones y glúteos durante el pedaleo sentado. Elevar tus talones mientras estás de pie requerirá que uses más tus músculos de las pantorrillas. Haz esto apuntando tus dedos hacia abajo, si tienes los pies asegurados con correas. Practica este movimiento a baja velocidad para asegurarte de que puedes hacerlo con seguridad a más altas velocidades y bajo más estrés.

  3. Pedalea más lentamente para usar más músculo, en lugar de beneficiarte del impulso del pedal y la cadena. El pedalear más lentamente hace que hagas más esfuerzo, con menos ayuda del aparato mecánico de la bicicleta. Esto se puede hacer mejor en una superficie más pareja o que presente una inclinación más ligera en lugar de cuesta arriba, lo que puede conducir a la fatiga y el agotamiento mucho más rápido.

  4. Cambia a mayores engranajes para proporcionar más resistencia en superficies parejas o inclinaciones ligeramente pronunciadas. Entre más resistencia enfrenten tus músculos de los pedales, ya sea por la acción de la gravedad en tu cuerpo y el peso de la bicicleta o por el esfuerzo de tus piernas en contra de la cadena, entre más esfuerces el tejido muscular, más necesitará repararse y recuperarse, lo que llevará al crecimiento del mismo.

Más galerías de fotos



Escrito por sam ashe-edmunds | Traducido por reyes valdes