Cómo crear un mejor momento de siesta para los niños pequeños

No existen requerimientos de sueño que se apliquen a todos los niños. Sin embargo, existen recomendaciones basadas en la edad. Según el sitio web KidsHealth, los niños pequeños generalmente requieren de 10 a 13 horas de sueño cada día, incluyendo a una siesta en la tarde de 1 a 3 horas. Los niños más pequeños pueden tomar dos siestas. Si estás luchando con las siestas de tu niño, intenta encontrar una rutina que funcione con tu niño.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Determina si tu niño pequeño necesita una o dos siestas al día. Si tu niño toma dos siestas y comienza a resistirse o a negarse a dormir, puede que esto indique que está listo para pasar de dos siestas a una al día. Además, si tu niño puede mantenerse despierto sin tener problemas significativos de comportamiento en las horas de la mañana, tu niño probablemente está bien con sólo una siesta al día. Ten en mente que si esta siesta ocurre demasiado cerca a la hora de dormir, puede evitar que tu niño se duerma por la noche.

  2. Establece un momento de siesta que ocurra a la misma hora cada día. La hora de siesta de tu niño pequeño debe ajustarse a su horario diario. Por ejemplo, si tu niño sólo está tomando una siesta por la tarde, debes programarla entre el almuerzo y su bocadillo en la tarde.

  3. Crea una rutina de siesta que tu niño aprenda y reconozca. Una vez que establezcas esta rutina, tu niño entenderá que la hora de siesta se acerca. Esta seguridad le permitirá a tu niño aceptar y cooperar con la rutina, según recomienda la psicóloga Farrah Hughes, con la Francis Marion University. Esta rutina puede incluir leer un libro o dos, cantar juntos una canción tranquila, un poco de tiempo para acurrucarse y después dejar que tu niño caiga dormido en su cama.

  4. Mantén la rutina de siesta consistentemente con tu niño pequeño. Esta rutina consistente establecerá hábitos de sueño positivos y ayudará a tu niño a sentirte mejor física y emocionalmente.

  5. Reconéctate positivamente con tu niño pequeño después de que se despierte de su siesta. Tu niño pequeño puede necesitar unos cuantos minutos para acurrucarse en la mecedora mientras pasa del momento de siesta a estar despierto de nuevo. Puedes ofrecerle un bocadillo para ayudarla a despertarse y estar listo.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por ana maría guevara