Costumbres de padres franceses

Los padres franceses se enorgullecen de criar a sus hijos con un sano equilibrio entre el refinamiento y suficiente tiempo de juego para que saquen el máximo provecho de ser niños. Mientras que los estilos parentales individuales pueden variar, los padres franceses inculcan e inspiran las buenas maneras de sus hijos tanto cuando están en la mesa como cuando juegan en un parque público. Según investigaciones realizadas en Francia Connections Inc., la familia es la columna vertebral de la identidad francesa y la vida comunitaria, aunque en estos días, las parejas se casan más tarde y esperan más tiempo para tener hijos. Las costumbres exigen una estrecha relación entre los padres y los niños, que normalmente continúan siendo familias que se quedan geográficamente cerca durante su vida.

Educación

Según el escritor y el francés au pair, Margaret Lanzenberg, asistir a la escuela no es obligatorio hasta los 6 años, sin embargo, muchos padres franceses prefieren iniciar a sus hijos en edad preescolar ya a la edad de 3 años. A medida que los niños avanzan a través de los años de educación, los padres juegan un papel complementario monitoreando la educación desde el hogar a través de la tarea. Los padres franceses animan fuertemente a sus hijos a asistir a la universidad en Francia, ya que los fondos de la educación universitaria del estado, se traduce en muy bajo costo para las familias francesas.

Tiempo familiar

Lanzenberg dice que los padres franceses hacen del "tiempo en familia" una prioridad. Como país, Francia goza de un menor número de horas de trabajo y vacaciones más largas que otros países. Una semana de trabajo promedio de 30 a 35 horas permite a los padres franceses el tiempo extra que necesitan para tener comidas más largas con sus hijos en casa, tardes más relajadas y fines de semana menos apresurados. Los padres prefieren llevar a sus hijos al campo para la recreación. La mayoría de las familias con niños optan por establecer su residencia fuera de la ciudad de París, ya que los niños no son animados a jugar en los patios de apartamentos, a causa de una mala acústica. Los padres franceses también hacen un amplio uso de los numerosos museos y monumentos de Francia, como una manera para que la familia establezca lazos más fuertes, ya que la historia es una parte integral de su propia educación.

Disciplina

Los padres franceses no toleran rabietas y mal comportamiento. Responden a esos delitos con una reprimenda verbal firme. Según Pamela Druckerman, madre de tres hijos y autora de “Bringing Up Bebe" los franceses enseñan a sus hijos a ser muy pacientes. Los bebés no se consolan el momento en que comienzan a llorar y los padres tratan sus propias necesidades de padres igualmente como las necesidades de los niños. Enseñan a los niños el arte de la demora en la gratificación y el auto-control. Comienzan con los niños más pequeños al retrasar la gratificación de un objeto material o la actividad deseada por unos minutos. Ellos creen que esto enseña a sus hijos paciencia y control de los impulsos. La disciplina de los niños mayores se centra en torno a los mismos principios y cuando es necesario el castigo, a menudo incluye la revocación de un privilegio importante, como la socialización y los padres sustituyen inmediatamente el privilegio de tareas adicionales.

Modales

Mientras que los padres franceses consideran a sus hijos las personas más importantes en sus vidas, ellos no ponen a sus hijos en un pedestal y esperan que los niños muestren respeto a los adultos en todo momento. La investigación de Pamela Druckerman sobre paternidad francesa también encontró que los padres franceses no se disculpan, ni se sienten obligados a explicar su uso de la palabra "no" con sus hijos. "No" significa "no" y enseñan a los niños a cumplir. Las costumbres sociales y de mesa abarcan el panorama más amplio del comportamiento preferido para los niños en todos los entornos. Por ejemplo, los niños no deben interrumpir a sus padres cuando socializan con otros adultos. Del mismo modo, no se recomienda que el niño interrumpa a los demás en la mesa.

Afecto

Las costumbres dictan que los niños franceses deben saludar a sus amigos y a los maestros con un beso en ambas mejillas. Los padres franceses ven estos saludos como un símbolo de respeto por otros. Mientras que son grandes aficionados a sus niños, no se entregan a un niño por cada capricho emocional. Pamela Druckerman dice que la paternidad no es más que una parte de la vida de una madre francesa, tanto como sus tacones de aguja y su maletín. Los padres franceses valoran sus propias prioridades personales como una parte integral de lo que consideran una buena crianza.

Más galerías de fotos



Escrito por kristen berry | Traducido por mariana van der groef