¿Qué va bien con las costillitas?

Tradicionalmente cocinadas con especias picantes en salsa líquida o en un preparado seco, las costillitas se sirven mejor con guarniciones que balanceen su fuerte sabor. Escoge guarniciones cuyos sabores contrasten con el sabor fuerte o picante de la salsa; complementan y profundizan el sabor de las costillitas; o que refresquen tu paladar.

Frío y refrescante

Las ensaladas dan un contraste a las costillitas por su temperatura y su frescura. La col (cabbage) combina muy bien con el cerdo, así que no te puedes equivocar con la ensalada de col y un aderezo cremoso que balancee la acidez de la salsa con base de tomate de las costillas. La ensalada de papa (potato) con el mismo tipo de aderezo es igual de buena. Si tu salsa es inspirada en Asia, con salsa de soja o sabor teriyaki, usa una vinagreta de vino de arroz con la ensalada de col y añade zanahorias rayadas, cilantro y cebollas rojas.

Pasa los vegetales

Para una barbacoa de verano, la mazorca de maíz asado da un toque de dulzura que combina con el polvo de chile o paprika de las costillas. También sirve el maíz por el color amarillo brillante que le dará a la mesa. Las cebollas asadas, berenjena roja o blanca o papas también van bien con el cerdo; cocina los vegetales junto a la carne en la parrilla. Profundiza los sabores con un poco de orégano seco o fresco.

Dulce y jugoso

Las frutas con hueso, como duraznos (peaches), ciruelas y albaricoques (apricots), le dan una suave textura que contrasta con las costillas gomosas y la dulzura opaca a la salsa picante. Asa estas frutas, así como rebanadas de piña (pineapple) o aguacate (avocado), para resaltar sus sabores. Corta los aguacates a la mitad y quítales el hueso pero déjales la piel, asando sólo la parte del corte. O sirve una ensalada de frutas frescas, con mango tropical, kiwi y piña.

Pan y vino

Si tu salsa de costillas no tiene ajo, sirve rebanadas de pan de ajo con mantequilla con perejil (parsley) fresco. El ajo y el perejil cortan la intensidad de la carne, y la intensidad de la mantequilla balancea la acidez de la salsa. Si la salsa tiene ajo, los bisquets o el pan de maíz son los favoritos de la multitud, servidos con mantequilla o miel. Una cerveza sabrosa o un vino tinto audaz completa la comida.

Más galerías de fotos



Escrito por susan lundman | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez