¿Las costillas son altas en grasa?

Las costillas de res o cerdo son un placer culpable favorito para muchas personas por su gran sabor, pero son altas en grasa. Estar bien educado sobre la información nutricional de las costillas te ayudará a ajustar tu dieta para que puedas disfrutarlas ocasionalmente. De acuerdo con el sitio web MyPyramid de la USDA, una dieta típica de 2000 calorías al día incluye alrededor de 265 "calorías discrecionales" que puedes usar para "hacer trampa" en tu plan de alimentos. Las costillas pueden ser fuente de estas calorías discrecionales.

Costillas de res

Las costillas de res cocinadas contienen 20.55 gramos de grasa por 100 gr de carne, lo cual es alrededor de un cuarto de libra de carne sin los huesos. Esta porción tiene 9 gramos de grasa saturada y 1.3 gramos de grasa trans. Consumirás 296 calorías y 65 mg de sodio por 100 g de costillas de res. Estos 100 g también contienen 27.69 g de proteína.

Costillas de cerdo

Las costillas de cerdo tiene 21.51 g de grasa en una porción de 100 g, lo cual es más alto que el contenido de grasa de las costillas de res. Sin embargo, estas costillas solamente tienen 7.8 g de grasa saturada y 0.188 g de grasas trans, lo cual es menor a las costillas de res. Contienen 286 calorías, poco menos que las costillas de res, y 94 mg de sodio, lo cual es significativamente mayor que las costillas de res. Con 23.01 g por porción de 100 g, las costillas de cerdo también tienen menos proteína que las costillas de res.

Consideraciones

No importa que tipo de costillas comas, cómo las cocines o qué salsas o acompañamientos sirvas con ellas. Las costillas son un alimento alto en grasa. En muchos casos, la marinada o la salsa usada para dar sabor a tus costillas contendrán una alta concentración de grasa, azúcar y sodio, que componen los efectos alimenticios nocivos de este platillo. Esto no quiere decir que nunca debes comerlas. Al igual que los dulces, el tocino o cualquier otro gusto alimenticio, las costillas deben disfrutarse con moderación.

Consejos

Hay algunas cosas que puedes hacer para mejorar el valor nutricional de las costillas. Compra tu propio costillar y cocínalo tú mismo. Antes de cocinarlas, retira lo más que se pueda de grasa. Elige una salsa de barbacoa o marinada baja en grasa y sodio para minimizar los efectos dañinos del platillo. Después de satisfacer tu antojo de costillas, regresa a una rutina normal de comida saludable y mantente activo para quemar el exceso de calorías.

Más galerías de fotos



Escrito por joseph mcallister | Traducido por lou merino