Cosquilleo como efecto secundario del yoga

Las sensaciones de cosquilleo son más comunes en tus brazos, manos, dedos, piernas y pies. De acuerdo con el National Institutes of Health, el cosquilleo puede ser causado por mantener la misma posición por mucho tiempo, una lesión en el nervio, mucha presión en un nervio espinal como por una hernia de disco, síndrome del túnel carpiano o falta de suministro de sangre a un área específica. Durante la práctica del yoga, puedes hacer ajustes para mejorar la circulación de la sangre para contrarrestar cualquier efecto secundario de cosquilleo.

Consideraciones

Ya sea que seas nuevo en el yoga o hayas estado practicando por un tiempo, cuando sientes cosquilleo en una pose, pide a tu maestro que te ayude a ajustar tu alineación. Siempre es importante escuchar a tu cuerpo y reajustarlo cuando se siente bien. Si las sensaciones de cosquilleo durante la práctica de yoga y en otros momentos es común para ti, consulta a un médico para que te ayuda a determinar su causa precisa.

Ajustes


Estírate y luego cambia las piernas cuando estés meditando por mucho tiempo.

Una causa posible del cosquilleo es que estés manteniendo una pose por mucho tiempo. Frecuentemente, la gente sentada en una posición fácil para meditación experimenta que sus pies se empiezan a dormir. La primera cosa por hacer si sientes cosquilleo es deshacer la pose y reajustarla. Cuando te sientas con las piernas cruzadas, por ejemplo, estira tus piernas y cambia la posición de las piernas de vez en cuando. Aprieta y libera tus muslos unas cuantas veces para mantener la sangre fluyendo a través de las piernas y concéntrate en tu respiración. Siéntate en mantas dobladas para elevar tu pelvis.

Alineación

Si tus manos tienes cosquilleo durante poses que soportan peso como el perro mirando hacia abajo (downward-facing dog), comprueba tu alineación. Mientras estás sentado o parado, estira tus brazos hacia afuera enfrente de ti con las palmas frente a frente y luego une las cabezas de tus huesos del brazo en tus cavidades del hombro. Esto quita peso de tus muñecas y mantiene tu cuerpo completamente integrado.

Modificaciones

Si este malestar es causado por el síndrome del túnel carpiano, pide a tu maestro que te ayuda a modificar tus poses. Haz la pose de perro mirando hacia abajo con tu peso en tus antebrazos en vez de tus manos. O, puedes enrollar tu tapete de yoga y usarlo debajo de la base de tus manos para que tus muñecas se posicionen en un ángulo menos agudo.

Apoyos

Si estás teniendo una sensación de cosquilleo mientras estás en una pose de espalda doblada como puente o carretilla, nota tu alineamiento en tus piernas y pies. Para estas poses de espalda, a veces las piernas y los pies tienen una tendencia a voltearse cuando deberían estar paralelos. Esto comprime tu espalda baja, lo que puede causar un cosquilleo en tus piernas. Coloca un bloque de yoga entre tus pies o tus espinillas para ayudar a tu alineación. Mantén tu trasero relajado, tu coxis levantado y tu columna estirada para evitar compresión de la espalda baja.

Más galerías de fotos



Escrito por lorraine shea | Traducido por mariana perez