Cómo hacer las cosas si tienes un hijo pequeño que es muy dependiente

Cuando tu hijo empieza a explorar su independencia, él puede tener problemas para separarse de ti. Estos ataques de ansiedad por separación pueden resultar en un niño demasiado apegado, que hace que sea imposible ir al baño tú solo y mucho menos trabajar alrededor de la casa. Aunque él físicamente no se aferra a tu cuerpo, probablemente interrumpe tus esfuerzos domésticos con su constante necesidad de atención. Si te sientes frustrado por tu hijo dependiente, puedes ponerte creativo para hacer las tareas y ayudar al niño a sentirse más cómodo con su independencia.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

  1. Monitorea tu niño para determinar si está principalmente apegado durante ciertas horas del día. Por ejemplo, querrá estar a tu lado cuando se vuelve cansado o hambriento. Programa tus tareas alrededor de su actitud. Elige los momentos cuando está menos apegado para hacer frente a tu trabajo en casa o los mandados.

  2. Dispón a tu hijo con una actividad atractiva en el cuarto donde tienes que trabajar. Ofrécele un juguete nuevo o una actividad favorita que mantienes sólo para estas ocasiones. Por ejemplo, si tienes que lavar los platos, dale un par de platos de pastel y una cuchara de madera para golpear en el piso de la cocina. Todavía estás cerca y él se distrae por una actividad interesante.

  3. Asigna a tu pequeño una actividad adecuada para él, para que puedan hacer el trabajo juntos. Tu hijo siente que está ayudando así que puede no puede actuar tan pegajoso. Por ejemplo, mientras limpiabas las ventanas, pide a tu niño que te dé las toallas de papel a mediad que las necesitas. Al lavar la ropa, tu hijo puede recoger la ropa sucia o ayudarte a separar los colores y blancos.

  4. Calma tu ansiedad al ayudar a tu hijo a relajarse. Según el Dr. William Sears, un niño percibe el estado de ánimo de sus padres a través del lenguaje corporal. Si estás molesto o nervioso cada vez que tu hijo llora o quiere ser recogido, es probable que se sienta ansioso y siga con la rabieta. Si permaneces en calma, tu pequeño puede percibir tu lenguaje corporal relajado.

  5. Espera a completar las tareas hasta que tu hijo se duerma o vaya a la cama si su apego hace que sea difícil hacer cualquier cosa. Si tu pareja está disponible, haz que juegue con el niño mientras haces las tareas. Da al pequeño mucho amor y atención durante tu tiempo de juego con él en vez de pensar acerca de todas las tareas que tiene que hacer.

Más galerías de fotos



Escrito por shelley frost | Traducido por paulina illanes amenábar