Cosas para hacer en Tarrytown y Sleepy Hollow

Si no te gustan las cosas antiguas y que dan miedo, Sleepy Hollow no es un sitio para ti. Este pequeño pueblo de 9.000 habitantes, ubicado sobre la orilla este del Río Hudson en el Condado de Westchester, New York, fue inmortalizado por Washington Irving en su famoso cuento "The Legend of Sleepy Hollow (La Leyenda de Sleepy Hollow)". Su vecino de al lado, Tarrytown, fue el hogar de Irving, de modo que ambas localidades están estrechamente vinculadas. De hecho, Sleepy Hollow era antiguamente North Tarrytown, hasta que los habitantes votaron el cambio de nombre en 1996.

Cementerio de Sleepy Hollow

El cementerio de Sleepy Hollow no sólo inspiró a Irving con los nombres tallados en sus lápidas, sino que allí reposan los restos del autor. Aquí podrás hallar su tumba junto con la de William Carnegie, William y John D. Rockefeller, Elizabeth Arden, Vincent, Brooke Astor y muchos otros personajes famosos y menos conocidos. Puedes ahorrar tiempo consiguiendo un mapa de este cementerio de 90 acres y marcando las tumbas que quieres visitar. O bien puedes realizar un tour, los cuales se llevan a cabo de día y de noche, a la luz de linternas, y existen otros con temáticas particulares, como el asesinato.

Casa de Irving

Una vez que has visto el sitio donde reposan los restos de Irving, puedes también visitar el sitio en donde vivió. Justo al sur de Tarrytown, en Irvington, puedes visitar Sunnyside, la casa de Washington Irving que mira al Río Hudson. Esta casa comenzó sus días como una pequeña y poco impresionante vivienda rural. Irving, inspirado en su interés por la arquitectura, la convirtió en una impresionante estructura de piedra con techo a dos aguas. Las glicinas que plantó aún adornan la fachada. Un guía disfrazado lleva a los visitantes a través de un tour que se lleva a cabo de mayo a noviembre.

Finca Philipsburg y Hacienda Kykuit

La historia es una parte importante de Tarrytown y Sleepy Hollow, y la Finca Philipsburg, una casa de campo del siglo XVIII en Sleepy Hollow, le da la oportunidad a los visitantes de echar un vistazo al pasado. Puedes visitar la casa de 300 años de antigüedad, su cocina, sus dormitorios y su salón, llenos de objetos de reproducción que puedes tocar, para obtener una idea de la vida que llevaban los ricos comerciantes anglo-holandeses dueños de casa. Las actividades manos a la obra, como pelar habas y trabajar el lino te dan una idea de cómo pasaba el tiempo la gente antes de la televisión. Sin embargo, los dueños de la finca contaban con la ayuda de 23 esclavos. Sus historias no son pasadas por alto aquí, sino que son resaltadas. Desde la mansión, puedes tomar un transporte a la Hacienda Kykuit, hogar de los Rockefeller por cuatro generaciones. En el tour, puedes ver la casa principal, sus jardines y las galerías de arte subterráneas que cuentan con obras de Picasso y otros artistas famosos. Aventúrate en el "granero de sofás", en donde la familia guardaba sus muchos coches y sofás.

Faro de Lyndhurst

Visita el Faro de Sleepy Hollow y descansa de lo macabro. Este faro de hierro fundido fue construido en 1883 para mantener a los barcos a salvo de los bancos de arena en el Río Hudson. Los operadores vivieron en el faro hasta 1950, cuando este se automatizó. El faro funcionó hasta 1961, cuando las luces del puente Tapan Zee lo oscurecieron. Hay tours disponibles. Lyndhurst, en Tarrytown, es una impresionante mansión del renacimiento gótico que está incluida en el Registro Nacional de Lugares Históricos. La mansión abre sus puertas a las visitas de forma estacional, exhibiendo su intrincado interior y su propiedad de 67 acres (27 hectáreas).

Más galerías de fotos



Escrito por maria plotczyk | Traducido por mike tazenda