Cosas sorprendentes que debes y que no debes hacer para que tus hijos coman saludablemente

Escrito por elizabeth hurchalla | Traducido por aurelius smith
  • Es importante que tus hijos coman saludablemente.

    Elizabeth Hurchalla

    Cosas sorprendentes que debes y que no debes hacer para que tus hijos coman saludablemente:

    by Escritor que Contribuye

    Overview

    Los padres hacen casi cualquier cosa para que sus hijos coman mejor, desde los sobornos ("Si deseas comer postre, debes comer tu brócoli") hasta pedir por favor ("Solo un bocado más de calabaza, ¿sí?"). La mejor manera de que tus niños coman lo que preparas y de que desarrollen hábitos alimenticios saludables posiblemente sea parar de intentarlo tan duramente. Aquí tienes consejos sobre las cosas que debes y que no debes hacer para ayudar a los niños a comer bien.

    la siguiente diapositiva →

  • Deja que los niños experimenten al comer.

    Elizabeth Hurchalla

    Hazlo: prueba los mismos alimentos varias veces

    Cosas sorprendentes que debes y que no debes hacer para que tus hijos coman saludablemente (2/14)

    La experta en nutrición infantil Ellyn Satter, RD, autora de “Child of Mine: Feeding with Love and Good Sense” (Hijo mío: alimentándolo con amor y buen juicio) dice que si deseas que tu hijo coma mejor, la clave es no forzarlo. Satter propone que "sigas una división de la resposabilidad en cuanto a la alimentación". Eso significa que los padres son responsables de decir qué, cuándo y dónde alimentarlos, y los niños deciden cuánto y si desean comerlo. Satter dice que a los niños usualmente es necesario ofrecerles un alimento entre 15 y 20 veces antes de que comiencen a disfrutarlo. Es posible que deseen tocarlo, mirarlo, comerlo, lamerlo, incluso probarlo y escupirlo antes de aprender a degustarlo. Las verduras pueden ser un desafío para algunos niños, así que puede valer la pena ser paciente incluso si fracasas las primeras cuatro veces.

    la siguiente diapositiva →

  • Permite que experimente nuevos sabores.

    Elizabeth Hurchalla

    No lo hagas: simplemente sirve lo que a tu hijo ya le gusta

    Cosas sorprendentes que debes y que no debes hacer para que tus hijos coman saludablemente (3/14)

    Mezcla las comidas más nuevas y menos preferidas con sus favoritas, recomienda Doris Fredericks, RD, cofundadora del Childhood Feeding Collaborative, un grupo sin fines de lucro que brinda ayuda en cuanto a la nutrición a familias y cuidadores de niños. Pero debes esperar que tu hijo coma una o dos de esas cosas, no todo lo que pongas en el plato. Fredericks reconoce que puede ser cansador preparar alimentos que tu hijo no va a comer, pero se van sumando como en el fútbol; no debes darte por vencido si tu hijo no puede patear la bola la primera vez. No debes rendirte con la comida. Tu hijo posiblemente coma solo el pan en la cena; pero está bien, con el tiempo cambiará y comerá una gran variedad de alimentos. El tiempo que le lleve pude variar entre días y meses y, si estás preocupado por su dieta, Satter recomienda preguntarle a tu pediatra si debes darle a tu hijo con un multivitamínico con minerales.

    la siguiente diapositiva →

  • Una cena familiar.

    Elizabeth Hurchalla

    Hazlo: prioriza las comidas en familia

    Cosas sorprendentes que debes y que no debes hacer para que tus hijos coman saludablemente (4/14)

    Un estudio del 2011 de la University of Illinois mostró que los niños que comen con sus familiares cinco o más veces por semana, comen más frutas y verduras, y son un 25% menos propensos a desarrollar problemas en cuanto a su salud nutricional. Y tres o más comidas familiares por semana disminuyen las posibilidades de desarrollar desórdenes alimenticios o sobrepeso. Cuando tu hijo te ve disfrutando de una gran variedad de alimentos, esto los fomentará a probar nuevos platos. Incluso si dicen que no tienen hambre, pìdele a tus hijos que se sienten en la mesa contigo unos minutos. Mantén el ambiente en un bajo perfil y hazlo acogedor. "Las comidas familiares no son fáciles de realizar si los padres trabajan mucho y tienen presiones por estar cerca de la oficina", admite Satter. Es posible que tengas que realizar sacrificios para mantener las comidas familiares como prioridad, pero la recompensa es considerable.

    la siguiente diapositiva →

  • Si está jugando, entonces no es una buena idea que también beba algo.

    Elizabeth Hurchalla

    No lo hagas: alimenta a tu hijo desordenadamente

    Cosas sorprendentes que debes y que no debes hacer para que tus hijos coman saludablemente (5/14)

    Si le das a tu hijo algo para comer o beber cada vez que te lo piden, lograr hacerlos sentarse para comer de verdad será un desafío. Está bien darles agua en cualquier momento, pero para cualquier otra cosa, organiza los horarios del desayuno, el tentempié de media mañana, el almuerzo, el tentempié de la tarde, la cena y el tentempié antes de irse a dormir. Los estómagos de los niños son pequeños, por lo que necesitas darles algo entre comida y comida, sí o sí. Pero eso no significa que pueden saltearse la cena y comer una galleta (o incluso una banana) 15 minutos más tarde. Satter sugiere recordarles que acaban de comer y que el momento para el tentempié será dentro de poco. Siéntalos para dárselos y ponles dos o tres alimentos en la mesa en lugar de ofrecerles cualquier cosa que puedas agarrar en el apuro.

    la siguiente diapositiva →

  • Deja que se sirva solo.

    Elizabeth Hurchalla

    Hazlo: deja que tu hijo se sirva solo

    Cosas sorprendentes que debes y que no debes hacer para que tus hijos coman saludablemente (6/14)

    En lugar de servirle a tu hijo algo de todo lo que hay en la mesa, o lo que pienses que le gustará, usa boles para servir y deja que se sirvan solos. Esto les dará mayor control sobre lo que comen y cuánto comen, y los niños a los que se les permite esto comen mejor. "Incluso dejarlos verter la leche de una pequeña jarra hace una gran diferencia", indica Fredericks. "Puedes ayudar a guiarlos sobre las porciones adecuadas para ellos y afirmarles que si aún siguen hambrientos, habrá más alimentos para que coman", dice Fredericks. Pero no les pidas que limpien el plato. No se puede esperar que los niños sepan exactamente cuánto necesitan para sentirse satisfechos, y pedirles que se coman todo lo que hay en el plato solo les enseña a ignorar sus propios sentimientos de hambre y saciedad.

    la siguiente diapositiva →

  • Al cocinar, no caigas en la tentación de cambiar alimentos saludables por otros que no lo son, solo porque tu hijo los rechaza.

    Elizabeth Hurchalla

    No lo hagas: no te des por vencido al cocinar

    Cosas sorprendentes que debes y que no debes hacer para que tus hijos coman saludablemente (7/14)

    Según un estudio de la University of Tennessee, el 70% de las madres de bebés de 16 meses les ofrecían alternativas cuando sus hijos no comían lo que ellas consideraban que era suficiente a la hora de la comida. Está garantizado que es tentador ofrecerles un sándiwch de mantequilla de maní o macarrones con queso cuando no quieren comer otros alimentos que hay en la mesa, especialmente cuando lo piden amablemente. De todos modos, hacer una segunda comida para tu niño no es algo que favorezca a ninguno de ambos. Empezarás a molestarte por hacerlo y comprometerte a seguir fomentará que rechacen las comidas nuevas. En su lugar, mantente firme. Con suerte tu hijo podrá encontrar algo para comer en la mesa, pero si no es así, o no come lo suficiente, no te preocupes. Pueden revertir esta carencia alimenticia más tarde.

    la siguiente diapositiva →

  • Permite que tu hijo experimente con nuevos sabores.

    Elizabeth Hurchalla

    Hazlo: deja que tu hijo experimente con las comidas antes de que lleguen a la mesa

    Cosas sorprendentes que debes y que no debes hacer para que tus hijos coman saludablemente (8/14)

    Introduce los alimentos en la vida de tu niño antes de las comidas: pídeles que te ayuden a plantar habas en el jardín. Llévalos a la verdulería y hazles elegir una fruta que nunca hayan probado antes. Deja que te ayuden a preparar las comidas. También puedes incorporar comidas en otras actividades de los niños, sugiere Fredericks, como la lectura, hacer experimentos o dibujar. Por ejemplo, pide prestado un libro para niños sobre jardinería en la biblioteca. "No lo transformes en una gran acontecimiento, simplemente léelo", dice Fredericks. "Tal vez puedes hablar sobre los tomates rojos, amarillos y anaranjados y luego, la semana siguiente, introducir los tomates como parte de una comida".

    la siguiente diapositiva →

  • No insistas hasta el hartazgo.

    Elizabeth Hurchalla

    No lo hagas: insiste para que tu hijo pruebe un bocado

    Cosas sorprendentes que debes y que no debes hacer para que tus hijos coman saludablemente (9/14)

    Los niños naturalmente se resisten a lo que sea que sean forzados a hacer. Y negociar con ellos los atormentará a ambos. Satter dice que los niños aprenderán a comer alimentos porque aprenden a disfrutarlos y no porque deben soportarlos y tragarlos. Agrega que cuando hay niños comiendo en su casa, les dice que son bienvenidos a elegir lo que deseen de lo que hay disponible en la mesa y que espera que encuentren algo que les guste, pero si no es así, que está bien no comer nada. Ella comparte el hecho de que a veces no comen nada, ¡pero son felices! Si un niño está cómodo yendo a la mesa y tomar y elegir de entre lo que hay disponible, ampliará su repertorio y probará más alimentos. Si el niño está ansioso y se siente mal, nunca aprenderá a probar nada.

    la siguiente diapositiva →

  • Permite a tus hijos comer alimentos "prohibidos" cada tanto.

    Elizabeth Hurchalla

    Hazlo: sirve comidas "prohibidas" de vez en cuando

    Cosas sorprendentes que debes y que no debes hacer para que tus hijos coman saludablemente (10/14)

    "Hay tantos alimentos ricos en grasas y azúcares en el mundo, que es imposible soñar con que tu hijo no esté expuesto a ellos", dice Satter. Y hacer que la comida chatarra se vuelva prohibida dará como resultado que tu hijo las coma tanto como pueda, cuando tenga la oportunidad. En su lugar, sirve tales comidas con suficiente regularidad como para que no sean prohibidas. Por ejemplo, Satter sugiere incluir papas fritas con los sándwiches de la comida y poner suficiente cantidad como para que todos se sacien. Ocasionalmente, puedes ofrecerles galletas y leche como tentempié (cuando los dulces no estén compitiendo con otros alimentos) y dejar que tu hijo coma tantas como quiera para que aprenda a prestar atención a cómo interpretar las indicaciones de su saciedad.

    la siguiente diapositiva →

  • La comida no es una recompensa.

    Elizabeth Hurchalla

    No lo hagas: no uses la comida como una recompensa

    Cosas sorprendentes que debes y que no debes hacer para que tus hijos coman saludablemente (11/14)

    La comida tampoco puede volverse una recompensa. Según Fredericks, cuando le dices a tu hijo que tendrá que comerse las zanahorias antes de poder comer cualquier otra cosa, incluso si esa otra cosa es una fruta u otro alimento "saludable", los hace pensar en que lo que les estás reteniendo es mejor que lo que les estás exigiendo que coman. Fredericks dice que crear un ambiente de aprendizaje positivo a la hora de las comidas es clave y que las edades comprendidas entre los dos y los seis años son las mejores para que los niños aprendan buenos hábitos alimenticios que les duren por el resto de sus vidas. Según Satter, entre el 80 y el 90 por ciento de los padres molestan a sus hijos con la comida; desafortunadamente, esto es contraproducente. Cuando los padres se relajan, los niños se vuelven más aventureros, no solo porque no se sienten presionados, sino porque no lo están.

    la siguiente diapositiva →

  • Comer saludablemente no tiene por qué dejar de ser algo divertido.

    Elizabeth Hurchalla

    Hazlo: haz que comer saludablemente sea una actividad divertida

    Cosas sorprendentes que debes y que no debes hacer para que tus hijos coman saludablemente (12/14)

    Haz que las comidas saludables se vuelvan divertidas. Organiza una fiesta de los sabores durante la hora de los tentempiés. Tal vez puedes poner zanahorias con guarniciones arriba, dice Fredericks, junto con monedas de zanahoria, algunas zanahorias cocidas y una salsa con algunas barras de zanahorias crudas. O si se trata de colocar una fruta como la estrella, muéstrales la fruta completa, luego córtala con ellos y muéstrales la forma que tiene. Deja que vean los alimentos, los toquen y huelan antes de probarlos. Si no quieren probar, está bien. La idea es dejarlos que exploren y se diviertan.

    la siguiente diapositiva →

  • Permite que tu hijo disfrute de los postres.

    Elizabeth Hurchalla

    No lo hagas: eliminar los postres

    Cosas sorprendentes que debes y que no debes hacer para que tus hijos coman saludablemente (13/14)

    A diferencia de otros alimentos, los postres deben ser limitados a una porción por comida. Satter dice que es más fácil enseñar a degustar los postres que las verduras, por lo que éstos tendrán una ventaja injusta, y los niños elegirán lo más fácil si los dejas. Agrega también que si decides servir un postre, lo hagas junto con el resto de la comida y dejes que tu hijo lo coma cuando quiera, antes, durante o después del resto de las cosas. De esa manera, será otra parte más de la comida y no algo especial.

    la siguiente diapositiva →

  • Mas Articulos