Cosas románticas para hacer en una noche sin niños

Sin tus angelitos traviesos alrededor, tu casa es inquietatemente tranquila, libre de la energía frenética que por lo general te mantiene con los pies sobre la tierra, dejándote demasiado ocupado para disfrutar mucho de nada. La próxima vez que tengas el lujo temporal de un hogar libre de niños, utilízalo como una oportunidad para avivar el fuego del romance. Hacer algo muy romántico con tu pareja, puede darle a tu relación el cuidado que necesita para hacer frente a los rigores de cuidar una familia.

Comida de varios platos

Con los niños en la casa, la cena es un frenesí de actividad. Desde convencer a tu niño quisquilloso para que coma por lo menos tres de sus zanahorias, hasta la limpieza de la leche derramada por la taza invertida de tu niño en edad preescolar, es probable que ni siquiera puedas degustar la comida, y mucho menos disfrutar de ella. Con tus adorables pequeños ausentes durante la noche, retrasar el proceso de la comida es una excelente idea. Cocina una comida de varios platos, o encárgala si no tienes la capacidad o el deseo de preparar una tu misma. No pongas toda la comida en la mesa a la vez. En su lugar, lleva los platos uno por uno. Y para realmente aumentar el romance, organiza el escenario con velas y música clásica.

Ve a bailar

Pocas cosas te hacen sentir tan libre como footloose y fancy-free, que el salir a la pista de baile. Haz de tu noche sin niños una noche romántica y musical al llevar a tu amor a bailar. Encuentra un restaurante con pista de baile y parte el suelo después de disfrutar la comida. Si te gustaría intentar el baile, pero sientes que te faltan conocimientos, toma una clase de baile de salón con tu pareja, aprendan los movimientos y adquieran una nueva habilidad que puedan poner en práctica cada vez que los niños están ausentes.

Revive la primera cita

¿Recuerdas la primera noche que saliste con tu pareja, ahora tu compañero de vida? Refresca tu memoria, y también la de tu amor, reviviendo tu primera cita mientras tus hijos están lejos. Recrea este evento lo más completo posible, visita el mismo restaurante, camina por la misma calle, inclusive trata de vestir la misma ropa que llevabas en esa ocasión, si es que todavía te queda, por supuesto. Con una cita de este tipo, se pueden refrescar viejos recuerdos y añadir un poco de alegría a tu ahora cómoda relación.

Aventuras en el observatorio

Poco es tan naturalmente romántico como pasar tiempo bajo las estrellas. Lleva al centro de tu universo a una cita que incluya observar la grandeza del cosmos. Encuentra un observatorio y conviértelo en el destino de tu elección. Pasa tiempo mirando a través de los telescopios de alta potencia que se encuentran en este centro de estudios nocturnos del cielo y miren hacia arriba con los ojos maravillados mientras se toman de la mano o se abrazan para evitar el frío de la noche.

Más galerías de fotos



Escrito por erin schreiner | Traducido por pattricia patino