Cosas para hacer en la plaza Dam en Amsterdam

La plaza Dam de Amsterdam se encuentra en el centro de la ciudad, a pocos pasos de los famosos canales y está llena de gente, bicicletas, tranvías y autos. Muchos tours de la ciudad comienzan aquí pero antes de salir a explorar, tómate un tiempo para disfrutar de la plaza en sí, que alberga varios puntos turísticos.

Compras en De Bijenkorf

Situado en la plaza Dam de Ámsterdam, De Bijenkorf (bijenkorf.nl) es un almacén enorme lleno de artículos de lujo y una rica historia. Fundado en 1870 como un taller de costura, De Bijenkorf, que significa "la colmena" en holandés, se amplió con el traslado al centro de la ciudad. Durante la segunda guerra mundial, sus propietarios judíos tuvieron que entregar temporalmente la tienda debido a un decreto nazi pero sus empleados lucharon contra la ocupación. En la actualidad, De Bijenkorf está lleno de ropa de diseño, un salón de belleza, un restaurante y escaparates adornados.

Visita el Palacio Real

Dominando la plaza Dam, el enorme Palacio Real de Amsterdam (paleisamsterdam.nl) fue construido en el siglo 17 para servir como ayuntamiento. Alguna vez el edificio secular más grande de Europa, ahora está bajo el control de la familia real holandesa y se utiliza para los eventos importantes, como el alojamiento de los jefes de estado extranjeros. El palacio, que está lleno de pinturas y esculturas, está abierto al público de martes a domingo, a partir de la publicación y hay disponibles audioguías gratuitas en varios idiomas.

Explora Nieuwe Kerk

La Nieuwe Kerk (nieuwekerk.nl) es una iglesia gótica que descansa al lado del Palacio Real. La iglesia original, construida en 1400, fue reconstruida después de un incendio. Desde 1814, los miembros de la familia real holandesa se ​​han inaugurado en la iglesia. Los visitantes encontrarán mucho para ver en el interior, incluyendo un órgano de tubos, un sepulcro y vidrieras ornamentadas. La Nieuwe Kerk es también el hogar de una serie rotativa de arte y exposiciones culturales.

Comer y beber

Varios cafés y terrazas alínean la plaza Dam, lo que la convierte en un lugar popular para sentarse y disfrutar de algo para comer y beber mientras se ve pasar al mundo. Por desgracia, la ubicación privilegiada hace que las cosas sean más caras por lo que si estás economizando, lleva tus propios bocadillos y bebidas. Suele haber mucho lugar disponible para sentarse y relajarse bajo el monumento nacional, un gran pilar blanco frente a Die Bijenkorf, construido para honrar a aquellos que murieron en la segunda guerra mundial.

Más galerías de fotos



Escrito por hallie engel | Traducido por sofía bottinelli